La Unión duda del papel que puedan jugar las interprofesionales dentro de la nueva PAC

0
11

        En las jornadas, ha quedado de manifiesto que la OCM ha quedado desprovista en la práctica de los elementos clásicos de intervención tales como las compras públicas y las ayudas a la exportación y ha quedado con otros, como las ayudas a los almacenamientos, muy limitada en su capacidad de equilibrar los mercados.

     “Estas medidas han sido sustituidas por medidas excepcionales o especiales que se activan en caso de perturbaciones graves de los mercados, pero que en realidad, como ha sucedido en el caso del veto ruso, actúan cuando la crisis ya se ha desencadenado en toda su intensidad y los perjuicios sobre los productores ya se han producido”, aseguran desde la organización.

Los agricultores no tendrán capacidad de actuar ante acuerdos de Libre Comercio

     Por ello, desde La Unión se extrae como conclusión principal que, en el contexto de esta PAC, los agricultores y ganaderos deben centrar su foco de interés con mayor intensidad en el mercado, de donde procederá el grueso de sus ingresos. No obstante, pone también el acento sobre cuestiones en las que los productores no tienen capacidad de maniobra, que son decisiones de carácter político, y que son obstáculos importantes para la estabilidad de los mercados.

     Entre ellos, en la Jornada se han revisado los acuerdos internacionales, como el Tratado Transatlántico de Libre Comercio UE-EEUU que ahora se negocia y cuyos efectos sobre la agricultura europea están sin evaluar. La organización considera que en éste, y en otros tratados similares, deben respetarse cláusulas de reciprocidad al objeto de que las mercancías importadas cumplan los mismos estándares de calidad que se exigen a los agricultores y ganaderos europeos, para equiparar así los términos de competitividad. En la Jornada se ha reconocido que la agricultura europea es servida como moneda de cambio por la Unión Europea para facilitar acuerdos beneficiosos para otros sectores.

     La Jornada se ha cerrado con una mesa redonda en la que han participado los representantes políticos, Manel Plana Farrán, de la Comisión de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente del Grupo Catalán en el Senado; Joan Baldoví Roda, de la Comisión de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente del Grupo Mixto (Coalició Compromis) en el Congreso de los Diputados; Bibiano Serrano Calurano, de la Comisión de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente del Grupo Popular en el Congreso de los Diputados y Ángel García de Izquierda Unida.

     Joan Caball, miembro de la Ejecutiva Nacional de la Unión de Uniones ha moderado este encuentro y les ha pedido que, a la vista de la evolución de la OCM, “las administraciones estatal y autonómica abandonen una visión de la política agraria que no va más allá de gestionar el presupuesto comunitario y de las siguientes elecciones, porque es necesario construir estrategias acordes a las necesidades e intereses de los modelos agrícolas propios”.