La unión en favor de la conservación

0
17

    Entre las actuaciones que ha llevado a cabo la Consejería para preservar el aguilucho cenizo, especie catalogada como vulnerable, destacan el abandono de rodales sin cosechar alrededor de los nidos (83,4%), el retraso de la fecha de recolección hasta que vuelen los pollos (13,7%); la realización de compras parciales de cosecha (2,9%); la instalación de cercados antidepredación (2,5%); traslados de los nidos a cultivos colindantes (2,5%); y el rescate de pollos y huevos que hayan quedado desprotegidos trasladándose a los CREAs de la Junta de Andalucía (4,9%). De esta manera,  se han manejado un total de 241 nidos de los 590 localizados en Andalucía, lo que supone el 40% de los mismos.

    El aguilucho cenizo es una rapaz de pequeño tamaño que visita la península ibérica para reproducirse, seleccionando principalmente los cultivos de cereal para su actividad. Este hecho es una de las mayores causas de mortalidad por acción indirecta del hombre, debido a la recolección mecanizada de la cosecha de cereales de periodos cortos que ocasiona la pérdida de algunos nidos de la especie.

    El Programa de actuaciones para la conservación del aguilucho cenizo en Andalucía, puesto en marcha en 2004 por la Junta y cofinanciado por la Unión Europea,  ha logrado que las poblaciones de esta especie se estabilicen e incluso tengan un moderado crecimiento en nuestra región. Esta rapaz se distribuye de forma continua en el valle del Guadalquivir, utilizando los cultivos  de cereal como principal hábitat de cría, localizándose las mayores densidades en la provincia de Jaén, en la zona occidental de la provincia de Sevilla y en la oriental de Huelva. También se han detectado grandes concentraciones  en el área septentrional de Málaga y Cádiz y en gran parte de la franja litoral gaditana.

    Las acciones previstas en el marco del plan para la conservación de la especie pasan por seguimiento de la población, manejo de nidos y retirada momentánea de la pollada mientras se cosecha la parcela. Este programa contempla también  otras medidas como el arrendamiento de terrenos, seguros para retrasar la cosecha, compra de cosecha antes de que se coja, acuerdos con particulares para el manejo del cultivo, control de la depredación y campañas de sensibilización dirigidas especialmente a agricultores para que participen en acciones de buenas prácticas agrícolas.