Los viticultores valencianos volverán esta campaña a recoger la uva en las fechas de antaño –principalmente a mediados de septiembre– recuperando así el calendario tradicional tras varios años de adelantos continuados debido al clima, igual que Castilla – La Mancha. Según la Asociación Valenciana de Agricultores (AVA-ASAJA), la vendimia reunirá una excelente calidad y una producción global en la Comunitat Valenciana similar a la media de la última década.

La comarca de Utiel-Requena, principal zona productora de uva en la región, sufrirá una sensible merma en los viñedos de la variedad mayoritaria Bobal a causa de los efectos de la marchitez fisiológica que vino provocada por los episodios bruscos de frío. Sin embargo, la cosecha más prometedora de los últimos tiempos en otras variedades como Tempranillo, Garnacha o Macabeo (destinada esta última a la elaboración de cava) compensarán el descenso de la Bobal y situarán el aforo total en unos niveles parejos a la media histórica, es decir, en torno a los 200 millones de kilos.

“No hay que preguntarse el por qué este año vamos retrasados, sino por qué en los años pasados íbamos tan adelantados”

Las estimaciones efectuadas por AVA-ASAJA en otras comarcas valencianas, como la Hoya de Buñol, La Ribera, La Costera o la Vall d’Albaida, albergan unas perspectivas de vendimia similares e incluso mejores. Tanto es así que en algunas zonas se prevé un incremento de la cosecha del 10 al 30%, si bien la evolución de las lluvias en este tramo final del verano será determinante para confirmar esta tendencia. En líneas generales, AVA-ASAJA calcula la cosecha valenciana de uva en unas cifras cercanas a los 300 millones de kilos.

“Septiembre vuelve a ser el mes de la vendimia –explica el responsable de la sectorial del Vino de AVA-ASAJA, José Luis Robredo–. No hay que preguntarse el por qué este año vamos retrasados, sino por qué en los años pasados íbamos tan adelantados”. Respecto a las previsiones de cosecha, Robredo matiza que “mientras que en buena parte de España las lluvias primaverales dejaron atrás definitivamente la sequía, en muchos viñedos de la Comunitat Valenciana todavía padecemos un grave déficit de precipitaciones y estamos continuamente mirando al cielo para ver cuánta lluvia cae o si suceden más adversidades climáticas antes de que acabe el proceso de maduración de la uva”.

Pedrisco

En efecto, a lo largo de la presente campaña se han sucedido múltiples siniestros derivados del frío, el calor y la piedra que han afectado a la uva en varias comarcas valencianas. El último ejemplo sucedió el pasado viernes cuando una intensa tormenta de pedrisco golpeó unas 1.500 hectáreas de viñedo en la comarca Utiel-Requena. Los términos municipales más afectados fueron Utiel (Las Casas, Las Cuevas y Los Corrales), Caudete de las Fuentes y Venta del Moro. El grado de afección fue variable y llegó a alcanzar el 80% de la producción en Las Casas de Utiel y la pedanía de Pedriches en Venta del Moro.

Precios

Al calor de las estimaciones favorables de producción que se prevé tanto en el conjunto de España como en otros países como Francia e Italia, los viticultores temen que los operadores comerciales traten de imponer una tendencia a la baja de los precios en origen. No obstante, desde AVA-ASAJA se recuerda que la campaña empezará con las bodegas prácticamente vacías, sin stocks de años anteriores, y que la oferta perfectamente podrá ser asumida por la demanda mundial de vino español que no deja de crecer y conquistar mercados.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here