La venta de vinos espumosos de Castilla y León se dispara en el mercado nacional

0
31

    Su principal referente es el «Palacio de Bornos» de Bodegas de Sarría, un vino que se vende desde 1978 en cuatro variedades y que este ejercicio alcanza las 150.000 botellas, según cuenta Raúl Mata en www.larazon.es.

   Algo menos lanza al mercado Grupo Yllera, unas 100.000 botellas de su famosa marca «Cantosán», el doble que en 2012. La mitad es DO Rueda y la otra, Vino de la Tierra de Castilla y León.

   Otras bodegas de Rueda que elaboran espumoso son Mocén, con 15.000 botellas, y que cuentan con «una demanda muy cerrada» y Félix Lorenzo Cachazo, con ‘Carrasviñas’, que alcanza también las 15.000 (2.000 más que en 2012) y que exporta el 70 por ciento. Bodegas Félix Sanz seguirán con una producción de cerca de 4.000 botellas de vino espumoso.

   En el Bierzo, la bodega Viñas del Bierzo mantendrá esta campaña navideña la producción de 6.000 botellas, lo que significar agotar la práctica totalidad del producto del pasado año. Vinos del Bierzo producirá igualmente el mismo número de botellas de vino espumoso que el pasado año, unas 5.000.

   Desde Bodegas Prada a Tope, su vino espumoso -que en este caso se vende todo el año- afirman que la producción de 25.000 botellas no se alterará y se espera que su adquisición sea tan buena en Navidad como lo ha sido durante los meses amteriores.

   La última de las bodegas bercianas que elabora espumoso, Godelia, concreta que el vino que sacó en 2012 por segundo año aumentará a mil botellas, ya que el proceso de elaboración es muy complicado.

   En la DO Toro, Bodega Vega Sauco elabora vinos espumosos artesanales blancos y tintos sin necesidad de que sea Navidad y salen al mercado en marzo. Esta campaña se mantendrán las 3.000 botellas de producción de 2012.

   Igualmente, Viñaguareña se estabilizará en 1.500 botellas, de las que un millar esperan venderlas con pedidos fijos «en una variedad de vino que no se promociona tanto como otras y que cuenta con una producción menor», afirman fuentes de la bodega.

   Con algo más de producción, Liberalia Ecológica ha elevado hasta las 7.000 botellas la comercialización (6.000 el pasado año). Por último, desde Fariña, con 6.000 botellas, recuerdan que mantienen la producción del año pasado y que cada vez se acepta más el vino espumoso de Castilla y León.

   En la DO Ribera del Duero desde el Grupo Matarromera, con los tres tipos de espumoso que alcanzan las 30.000 botellas (igual que en 2012), recuerdan que el año pasado sí se notó el aumento de la demanda de este producto.

   En la DO Cigales, sólo Bodegas Santa Rufina saca al mercado este tipo de caldos, tanto en blanco como en rosado. Serán unas 3.000 botellas, con un «incremento de ventas año a año».

   Por último, las Bodegas Pisuerga, ubicadas en la localidad vallisoletana de Gordaliza de la Loma y que pertenece a Vinos de la Tierra de Castilla y León, contará con una producción de espumoso más baja al descender a 1.500 botellas respecto a las 3.000 de 2012.