Finalizada la campaña de regadío en la provincia de Jaén no hay ni rastro del agua de la Presa de Siles en los olivares de Segura. La Confederación Hidrográfica del Guadalquivir (CHG) ha hecho oídos sordos a la petición realizada por UPA Jaén, avalada por alcaldes de la zona, y al compromiso adquirido en la reunión que mantuvimos a mediados del mes de septiembre, en la que el presidente, Joaquín Páez (en presencia del Consejero de Agricultura), dijo que se comprometía a estudiar, de forma inminente, la posibilidad de abrir un procedimiento de riegos coyunturales con el agua de la presa para el periodo ya concluido. Ante esta falta de voluntad del Organismo de Cuenca, UPA Jaén ha mostrado su indignación por no haber cubierto las expectativas existentes y la posibilidad real de haber autorizado los primeros riegos de olivar en la comarca con los recursos que posibilita la Presa de Siles.

Una medida que hubiera beneficiado a unas 1.000 hectáreas de olivar de la comarca de la Sierra de Segura. “Estamos francamente decepcionados porque, a día de hoy, no hay contestación de la CHG ni a ese compromiso ni al escrito presentado por nuestra Organización en el mes de mayo. Hemos perdido otro año, y ya van tres. Se nos ha vuelto a esfumar la posibilidad de unos riegos amparados por la Ley de Aguas muy necesarios para la zona; una medida, además, específica para la comarca que es independiente y distinta del procedimiento de riegos extraordinarios que se vienen realizando en nuestra provincia desde el año 2010”, asegura el secretario general de UPA Jaén.

UPA Jaén insiste en que no ha cambiado su hoja de ruta en ningún momento

Cristóbal Cano lamenta, igualmente, “que no tengamos noticias tampoco de la voluntad de aumentar la dotación para riego hasta los 15 hectómetros cúbicos, algo que sería perfectamente posible modificando el Plan Hidrológico ya sin esperar a que termine su vigencia”.

Por otra parte, UPA Jaén muestra su malestar porque hay quienes sólo hablan de las conducciones, pero no de los riegos para el olivar de la comarca. “Estamos contrariados y nos preguntamos si los que solo piden la declaración de interés general de las conducciones están conformes con los 6,2 hectómetros cúbicos que recoge actualmente el Plan Hidrológico para solo 3.500 hectáreas de olivar y, por consiguiente, permitirían que se perdieran más de 9 hectómetros cúbicos y la comarca no tuviera el agua que necesita y se merece para alrededor de 15.000 hectáreas que suspiran por esos recursos“, añade Cristóbal Cano.

UPA Jaén no ha variado la hoja de ruta que mantiene en defensa de los intereses de los olivareros de la Sierra de Segura, que pasa por medidas a corto (riegos coyunturales YA y aumento de la dotación para riego) y medio plazo (delimitación de la zona regable, para la cual ponemos a disposición de las administraciones nuestro estudio, y construcción de las conducciones), mientras que otras organizaciones como Asaja Jaén “cambian su postura dependiendo del signo político que se encuentre en el Gobierno central”.

“Parece que Asaja Jaén ha descubierto ahora que el informe de viabilidad y la Declaración de Impacto Ambiental (DIA) de la Presa de Siles disponían 15 hectómetros cúbicos para el regadío y que las competencias para la construcción de las conducciones recaían en el Ejecutivo central. Pero se les ve el plumero, porque han estado más de tres años defendiendo otras cosas y ahora cambian el criterio como una veleta, justo después de que el PSOE llegue al Gobierno. Nosotros no hemos variado ni un ápice y seguiremos con nuestras reivindicaciones y asambleas en los municipios afectados para explicar, a día de hoy, cuál es la situación de la Presa de Siles”, concluye el secretario general de UPA Jaén.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here