Las cajas rurales defienden su papel como la opción de futuro a la gran banca

0
4

    "Grande no es sinónimo de bueno", ha puntualizado Moronta, para quien "la gestión prudente, seria, que conoce la realidad del cliente y tiene en cuenta las limitaciones" es imprescindible para que una entidad financiera tenga éxito.

Son "mas cercanos" y con criterios de rentabiidad distintos


     De esta forma, Moronta ha destacado que las cooperativas son la mejor opción porque se rigen por criterios de rentabilidad distintos a los de un banco y ofrecen un trato al cliente "cercano y personalizado".

     Los participantes en el foro han insistido en que las rurales son las únicas entidades que mantienen sucursales menos rentables en municipios pequeños, después de los cierres de oficinas de las antiguas cajas de ahorros, convertidas ahora en bancos.

     A juicio del director general del Grupo Caja Rural, Raúl Lorenzo, la desaparición de las cajas de ahorros tradicionales supone una oportunidad para que las entidades rurales tengan más presencia en el sector financiero español.

    No obstante, ha matizado que ese crecimiento deberá ser "prudente y racional" para no caer en los errores del pasado de otros grupos, ya que la crisis no tuvo "nada que ver con el tamaño de las entidades sino con la gestión y la mala inversión desproporcionada en sectores equivocados".

Abogan por la diversidad para evitar los errores de las cajas de ahorros


    Y es que la banca cooperativa cree que una de las causas de los problemas del sistema financiero español fue que la normativa permitió que las cajas de ahorros, que nacieron bajo un modelo de banca regional minorista, se convirtieran en entidades con proyección nacional e incluso internacional.

    Por ello, las cajas rurales abogan por la diversidad, un valor crítico para asegurar que los servicios bancarios alcancen a toda la sociedad de una forma equilibrada y con un coste razonable.

    Al concepto de diversidad ha aludido el director general de la Asociación Europea de Banca Cooperativa, Hervé Guider, quien ha pedido a los reguladores y supervisores europeos que defiendan los distintos modelos de entidades que operan en Europa.

Se presentan como el "modelo del futuro"


    Guider recordó que la contribución de la banca rural a la economía europea ya se ha demostrado, con los más de 200 millones de clientes que operan con ellos, por lo que es necesario preservar la diversidad, un pilar de estas entidades.

    La intervención del director general de Crédit Agricole, Jean Philippe, también fue en esta dirección, y además solicitó a las cajas rurales que trabajen juntas y presenten un frente común en Europa para hacer valer su singularidad y su contribución a la economía.

    "Somos un modelo de futuro", dijo Phillipe, quien considera que pueden ser más fuertes aportando más pruebas de la labor de la banca cooperativa, para que las autoridades "entiendan que no somos monstruos prehistóricos" sino una "forma distinta de hacer banca" y con potencial de futuro.