Las CCAA aceptan un modelo uniforme y no 17 políticas autonómicas para aplicar la PAC

0
9

    El modelo permitirá minimizar la convergencia interna y evitar las transferencias entre agricultores, ganaderos o territorios.   

    El ministro agradeció que los consejeros hayan afrontado los problemas "de frente" y adoptado decisiones "valientes" en el grueso de las grandes cuestiones, aunque los aspectos más técnicos -como la definición de agricultor activo, qué sectores se acoplan y el desarrollo rural- requerirán del trabajo de 7 grupos de expertos.
 

Los de menos de 300 euros seguirán sin cobrar; los grandes, sólo 300.000


    Entre los acuerdos de Gobierno y comunidades, los perceptores de menos de 300 euros no seguirán recibiendo las ayudas de la PAC -tendrán un período transitorio para agruparse en comunidades de bienes o entidades de mayor dimensión para no perderlas-.

    Los pagos se limitarán, por otra parte, a los grandes perceptores de más de 300.000 euros a nivel general.

No habrá trasvase de fondos entre pilares


    No se permitirá el trasvase de fondos entre pilares (el de ayudas directas y el desarrollo rural) en ninguna dirección y se limitarán las superficies con derecho ayuda hasta un nivel "razonable".

    Se simplificará el régimen de pequeños agricultores y, a los que perciben menos de 1.250 euros en ayudas, se les asignará para 2015 un cantidad que no variará hasta 2020 y quedarán exentos de cumplir el criterio de la convergencia interna.

Un 2% para los jóvenes y no habrá más superficie de viñedo, frutas y hortalizas


Los jóvenes tendrán un 2% de los fondos del primer pilar reservados, unas ayudas que serán compatibles con las de incorporación, adscritas al segundo pilar de la PAC.

   No se permitirá que nuevas superficies de viñedo y frutas y hortalizas se incorporen al sistema y sólo se asignarán derechos de pago base sobre superficies de pasto a los ganaderos que realmente tengan una explotación pecuaria, puntualizó el ministro.

    Por otra parte, 142 millones de euros que hasta ahora se utilizaban en el programa nacional vitivinícola se transferirán hacia el sistema de pagos directos, concretó Arias Cañete, mientras que, en pagos acoplados, se llegará al máximo del 15% del presupuesto y tendrá consideración "prioritaria" la ganadería.

Un plan de desarrollo rural compatible con el PDR autonómico


    En el segundo pilar, habrá un plan nacional de desarrollo rural, compatible y complementario a los PDR autonómicos.

    El ministro ha subrayado la buena negociación que el Ejecutivo ha logrado obtener en Europa, 238 millones de euros más que en el anterior marco negociado por el Gobierno socialista, por lo que dedicarán este dinero al citado programa nacional de desarrollo rural, que incluirá a la red rural nacional, apoyos a la innovación y a la integración de cooperativas de ámbito suprautonómico.

    Y habrá un mecanismo de flexibilidad que permitirá transferir fondos de desarrollo rural no utilizados por una comunidad -por no poder confinanciar las ayudas o por problemas de ejecución- a otra para que no se pierdan como hasta ahora ocurría.

Todos los cambios estrarán en vigor en 2015


    Hasta 2015, los agricultores y ganaderos no se regirán por las nuevas normas -ya que el 2014 será un año de transición-, dijo el ministro, quien resaltó que aún queda un duro trabajo técnico de los grupos de expertos o de alto nivel que deberán presentar propuestas previas a los acuerdos en próximas sectoriales.

    "Valoró el clima de concordia y colaboración de todos los consejeros en una conferencia sectorial que ha sido ejemplar" y la más larga de las celebradas -aunque no fue necesario apurar las horas de la noche- subrayó el ministro, quien zanjó que "ya no queda prácticamente nada pendiente, sino ir cerrando flecos".

    Apuntó que el hecho de contar con un buen punto de partida facilita los acuerdos, ya que en la negociación en Europa, España obtuvo 35.705 millones para ayudas directas, casi 8.300 millones para desarrollo rural y 3.000 para ayudas de mercado entre 2014 y 2020.

    Tanto el ministro como los consejeros, guardaron un minuto de silencio y mostraron sus condolencias a los familiares de las víctimas del accidente ferroviario en Galicia.