La matriculación de tractores nuevos durante 2017 se cerró en la provincia de León con 156 unidades, la cifra más baja de los últimos cinco años, y todo a pesar de que en el mes de diciembre se dispararon las ventas con 36 unidades vendidas, según datos oficiales que maneja ASAJA, sin embargo estas cifras tendrían una explicación y, por tanto, no responden a una situación de mejora económica durante ese mes, como se podría llegar a pensar.

El repunte de las ventas, en opinión de la organización agraria ASAJA, se debe a que la cosecha de los cultivos de regadíos fue mejor de lo esperado, a un cierto repunte de algunas producciones ganaderas, y a unas ofertas interesantes que hicieron las marcas a finales de año para liquidar un stock de tractores que se verían afectados a primeros de 2018 por un cambio normativo en materia de seguridad activa y pasiva.

El campo de la provincia de León está acumulando un retraso en la renovación de maquinaria e instalaciones

La organización indica que el truco está fundamentalmente en que se ha producido un número indeterminado, pero en todo caso muy alto, de vehículos automatriculados por los concesionarios que saldrán a la venta como vehículos kilómetro cero en los próximos meses. Hasta tal punto se ha producido esta circunstancia, que en la provincia de Valladolid se matricularon en diciembre 151 tractores y ha cerrado el año con un tercio de todas las ventas de Castilla y León, algo que no tiene ningún parecido con la realidad.

En la provincia de León vienen cayendo las matriculaciones de tractores año tras año. En 2013 se matricularon 195 unidades de vehículos nuevos, 211 en 2014, en 2015 159 unidades, en 2016 se matricularon 193 unidades y 156 en 2017.

“Este año se esperaba un auténtico desastre en las ventas, y valga como ejemplo que en octubre se matricularon 6 tractores y en noviembre 7, por lo que los datos de diciembre son toda una sorpresa que sería grata de no ser por que encierran trampa”, han comentado desde la organización.

El campo de la provincia de León está acumulando un retraso en la renovación de maquinaria e instalaciones debido a la crisis de precios y a la mala cosecha del pasado año 2017. Por si fuera poco, las ayudas a la modernización de explotaciones y a la incorporación de jóvenes al sector son ahora más restrictivas, en importes y en compromisos, para la compra de maquinaria y equipos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here