Las cooperativas piden ampliar las ayudas para retirar fruta y hortalizas por el veto ruso

0
14

     Con ellas, según Cooperativas, han continuado las ayudas a la retirada establecidas como reacción ante la crisis de mercado causada por el embargo a los envíos occidentales (entre ellos los de la UE), que Rusia decidió el pasado mes de agosto.

Más cuota de cítricos y que se incluyan otros que se quedaron fuera


     Las cooperativas han reclamado que los apoyos se apliquen a todos los productos afectados por el boicot ruso. En concreto, han solicitado que se amplíe la cuota de cítricos para España y que entren dentro de las medidas cultivos ahora excluidos como las fresas, las frutas de hueso -cuya campaña empieza en abril- u hortalizas perjudicadas por la crisis de mercado (calabacín, berenjena o coles).

     El reglamento estableció para el primer semestre nuevos cupos de "retirada excepcional" para determinadas frutas y verduras, entre ellos 15.775 toneladas para cítricos en España, y según los datos del Ministerio citados por Cooperativas, ya se han consumido un 80% del total (13.000 toneladas).

    "Este ritmo de consumo del escasísimo volumen que puso a nuestra disposición Bruselas es consecuencia directa de la situación de desequilibrio que sufre el mercado comunitario en este momento de la campaña, excedentario por las exportaciones que no se han podido destinar a Rusia y por la concentración de envíos de países terceros a la UE", según el comunicado.

Denuncian que la distribución resiona a la baja aprovechando la situación


    Las cooperativas han denunciado que este desequilibrio está siendo aprovechado por la distribución, que presiona "a la baja" los precios y no cubren los costes de actividad, por lo que el veto de Rusia está originando problemas de rentabilidad al agricultor.

     El presidente del consejo sectorial de frutas y hortalizas de Cooperativas, Cirilo Arnandis, ha dicho que la crisis provocada por el veto ruso se ha generado por motivos ajenos al sector y que las instituciones comunitarias "deben asumir las consecuencias colaterales de sus decisiones y paliar sus efectos", según la nota.