Las Denominaciones de Origen temen la subida "encubierta" de las plantaciones de viñedo

0
23

        Las bodegas con DO están muy atentas a la aplicación que en España se hagan de las directrices europeas, y también sobre cómo se ejecutará el nuevo sistema de autorizaciones de plantaciones, el régimen que empezará a aplicarse en la Unión Europea desde 2016.

      Por ejemplo, la Conferencia Española de Consejos Reguladores Vitivinícolas (Cecrv) apunta a Efeagro que hay aspectos en un acto delegado en el que trabaja actualmente la Unión Europea que les preocupa.

     Si no se tiene en cuenta la realidad específica de España y de sus regiones vitivinícolas, el riesgo de crecimiento encubierto de plantaciones podía ser una realidad en los próximos años, advierte.

Los consejos reguladores apuesta por un sistema "de explotación regional"


      Eso daría lugar, opina, "a desajustes entre la oferta y la demanda, contrarios al espíritu de la norma: el control de la producción y el equilibrio de mercado".

      La Cecrv reclama al Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente y a la Dirección General de Agricultura y Desarrollo Rural de la Comisión Europea que evite estas situaciones.

      Los consejos reguladores defienden que se adopte un sistema "de explotación regional" que tenga en cuenta la delimitación de las zonas de producción de las Denominaciones de Origen y sus inmediaciones, e impida que recalen en ellas superficies que se hayan arrancado en otros territorios.

      Defienden que la solicitud de autorización no suponga un riesgo significativo de apropiación indebida de la reputación de indicaciones geográficas protegidas específicas (DOP o IGP) y que se haga una "pormenorización territorial" del porcentaje de superficie que el Estado ha de establecer anualmente y para el conjunto del Estado para las solicitudes de nuevas plantaciones.

     Viticultores y bodegas están muy preocupados por las normativas que se "cuecen" en los despachos oficiales y el debate no ha hecho sino comenzar.

      Pero mientras llegan las conversaciones que afectarán a los viñedos con Denominación de Origen, la vida sigue también para el mercado en origen del granel.

      Los vinos blancos siguen su ligera tendencia hacia la recuperación y, del 16 al 22 de febrero, repuntaron otro 1,12 % semanal, hasta alcanzar los 1,80 euros por hectogrado, según los datos del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente.

     Los tintos se "desinflan" un 1% y se quedan en 2,96 euros. Con estas cifras, los primeros se pagan a 2,87 euros por hectogrado en Albacete; 1,94 en Badajoz; 1,55 en Ciudad Real; 1,79 en Cuenca; 2,76 en Huelva y 1,89 en Toledo.

       Y los segundos lo hacen a 3,33 en Albacete, 2,25 en Ciudad Real, 3,13 en Cuenca, 2,92 en Badajoz, 3,14 en Murcia, 3,14 en Toledo y 2,71 en Valencia, según esta misma fuente.