Las empresas de aceite de orujo planean el cierre patronal por la reforma eléctrica

0
365

    En este contexto, la Asociación Nacional de Empresas de Aceite de Orujo de Oliva (ANEO), con el apoyo de los principales agentes del sector empresarial, han convocado en Jaén una rueda de prensa para dar a conocer "la gravísima situación en la que se encuentran y las medidas que como colectivo llevarán a cabo para defender la supervivencia del sector".

    Entre las medidas que barajan, sopesan denunciar el proyecto de reforma eléctrica ante los Tribunales de Justicia y el cierre patronal de su actividad.

Alegaciones contra el "caos" que se puede generar


    El sector ha presentado a finales de febrero alegaciones a toda la reforma eléctrica y enviado cartas al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, líderes autonómicos, directores de Industria regionales y Ministerios implicados advirtiendo "el caos" que se generaría, apuntan a Efeagro fuentes de este gremio profesional.

    La convocatoria de prensa remitida la firman la propia ANEO, aunque la respaldan también Cooperativas Agro-alimentarias y las patronales de las almazaras industriales (Infaoliva), de las envasadores de aceites comestibles (Anierac), de los exportadores de aceites (Asoliva) y la federación de firmas alimentaria FIAB.

    En el comunicado, ANEO precisa que de cada 100 kilos de aceituna molturada se obtienen 20 kilos de aceite y 80 kilos de orujo; es decir, el sector orujero "gestiona el 80 por ciento de la materia prima que se extrae de la aceituna".

Las empresas extractoras se verían "muy perjudicadas"


    "Con estos datos queda claro que las empresas extractoras son el último eslabón del sector oleícola, valorizando todo el subproducto generado durante la producción del aceite de oliva y vertebrando, como el resto de agentes, el territorio donde se encuentra el olivar", añade en el mismo comunicado.

    "Nos veríamos muy, muy perjudicados" por la reforma eléctrica, confiesan a Efeagro desde una extractora de orujo manchega, que teme disminución de ingresos por la venta de electricidad que sufrirían. Se verían obligados incluso a devolver ingresos recibidos a cuenta, al tener retroactividad las posibles medidas, añaden.

    Asimismo, agrega que, si se ven obligados a cerrar, "se crearía un gran problema" para todas las almazaras, que no tendrían dónde entregar sus residuos de la molturación de la aceituna, con el agravante de que muchas de ellos no tienen capacidad para guardarlos en balsas más de uno o dos días como mucho.

    Recuerdan desde esta firma que han realizado inversiones para poder recibir el subproducto y secarlo -un proceso que se hace con cogeneración- pero "si esta actividad no es rentable, habrá que parar la planta".

Ni siquiera puede ser rentables cobrando a las almazaras la retirada del alpeorujo


    Tampoco tiene claro si la actividad puede ser rentable cobrando a los productores por la retirada de los alpeorujos -las almazaras no sólo no pagan por este servicio, sino que reciben algunos ingresos por la venta del subproducto para que las orujeras obtengan del segundo repasado el aceite de orujo de oliva-.

    Preguntado si se plantearían hacer un cierre patronal si llega a convocarse, esta empresa reconoce que "probablemente sí". Sobre si la compañía podría cerrar, agrega: "En nuestro caso somos un conglomerado empresarial, pero sí, nos veríamos muy, muy afectados. Tendríamos que hacer una gran reestructuración".

    Por su parte, fuentes de firmas que molturan aceituna para obtener aceite consultadas por Efeagro recuerdan que si la industria orujera acuerda un cierre patronal, éste implicaría también la paralización de las almazaras, ante la imposibilidad de entregar sus orujos en las extractoras, y de la actividad agraria.

Reacciones: Cooperativas denuncian la "inseguridad jurídica"

     El máximo responsable de aceite de oliva de Cooperativas Agro-alimentarias, Rafael Sánchez de Puerta, ha mostrado su apoyo a las empresas de aceite de orujo y denuncia la "inseguridad jurídica" del sector ante la propuesta de reforma eléctrica de Industria y la "extrema gravedad" de sus repercusiones.

    En declaraciones a Efeagro, De Puerta ha recordado que muchas empresas extractoras y refinadoras de aceite de orujo de oliva -que utilizan cogeneración o generación con biomasa del olivar y verían recortados sus ingresos por la venta de electricidad- han realizado inversiones en los últimos años para realizar su actividad en función de una normativa pública existente.

     Y al amparo legal de una legislación que "ahora se cambia y, además, de forma retroactiva".

    "No entendemos de ninguna manera" que el Gobierno modifique la normativa, lo que muestra la "inseguridad jurídica" para estas empresas, toda vez que ya han ejecutado inversiones y en muchos caos se han endeudado y tienen que responder ante estos créditos.

    De Puerta, a su vez director gerente de Faeca, ha recordado que las empresas del aceite de orujo son una parte más, complementaria, del sector oleícola, y además realizan una labor medioambiental insustituible al reciclar los subproductos y evitar la generación de residuos que quedan después de la molturación de las aceitunas.

    En este sentido, muchas cooperativas almazaras son a su vez propietarias de orujeras, lo que da muestra de la interconexión del sector aceitero y el orujero, ha puntualizado.