La Consejería Medio Ambiente y Ordenación del Territorio, a través del dispositivo para la prevención y extinción de incendios forestales en Andalucía, Plan Infoca, insta a las urbanizaciones, instalaciones (incluidas las explotaciones agrícolas) y actividades en contacto con espacios forestales o de influencia forestal (aquellos que se encuentran a 400 metros) a elaborar los planes de autoprotección que garanticen la seguridad de las personas y bienes en el caso de producirse un incendio forestal.

Todos los núcleos situados en terreno forestal están obligados por la Ley 5/1999, de 29 de junio de Prevención y Lucha y contra los Incendios Forestales, a redactar y ejecutar sus Planes de Prevención de Incendios en Terrenos Forestales, tramitados por la Delegación Territorial de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio, así como sus Planes de Autoprotección frente al riesgo de incendio forestal, que deberán redactar los titulares y aprobar los ayuntamientos.

Se debeN crear cortafuegos QUE tendrán una anchura mínima de 15 metros y se mantendrán siempre limpios de matorral y pasto

Estos planes de autoprotección dotan de elementos como cortafuegos perimetrales o vías de acceso a aquellas viviendas o instalaciones localizadas en zonas de interfaz urbano-forestal, donde la extinción se complica no sólo porque hay que atacar las llamas, sino sobre todo, por salvaguardar a la población que se puede ver en peligro. Así, los objetivos principales de estos planes son establecer las medidas que los protejan de los incendios forestales y que garanticen la seguridad y la posible evacuación ante la amenaza del fuego. 

Los cortafuegos tendrán una anchura mínima de 15 metros y se mantendrán siempre limpios de matorral y pasto. Las urbanizaciones e instalaciones contarán con una red de hidratantes y toma de agua para los vehículos pesados de extinción. Los viales interiores permanecerán siempre transitables y libres de obstáculos. Por último se eliminará la vegetación y restos secos de todas las zonas no urbanizadas (parcelas abandonadas, viales, etc.).

Los incendios originados en zonas de interfaz urbano-forestal son peligrosos para las personas que viven en las urbanizaciones afectadas, a las que en ocasiones hay que evacuar, pero también lo son para los profesionales que trabajan en la extinción de las llamas que se encuentran con un escenario desfavorable para desarrollar su trabajo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here