Las explotaciones ganaderas viven su mayor crisis y se ven abocadas a su lenta desaparición

0
38

   En Cuenca se han perdido 80.000 cabezas de ovino en tres años, un 20 por ciento del ganado que había en 2009, según el cálculo que ha hecho en rueda de prensa el secretario provincial de Asaja de Cuenca, Manuel Torrero.

   Torrero ha subrayado que el descenso del ganado ovino es el más importante porque es mayoritario en la provincia de Cuenca, pero que son más llamativos los datos que dejan el ganado porcino, que se ha reducido en un 80%, o el bovino, que ha perdido un 75% de cabezas.

   El sector ganadero, ha dicho, está en caída libre, y con este panorama las ventas del último trimestre del año, de cara a las Navidades, no han permitido equilibrar la balanza, por lo que ha alertado de las muchas explotaciones que han tenido que echar el cierre.

    Mientras en León, el descenso de explotaciones se debe se debe a la "crisis de precios" en el sector lácteo, que deja en la provincia un total de 958 explotaciones ganaderas de las que 545 son vacunas, 375 ovinas y el resto caprinas.

   La organización agraria considera que la bajada de los precios están provocando un "abandono preocupante" de las explotaciones, en un sector en el que "no hay incorporación de jóvenes" ni se están "redimensionando" las explotaciones que ahora existen.

   "Cuando los precios permitían un margen de beneficio, también había abandonos, pero se mantenía o aumentaba la producción debido a que otras granjas adquirían mayor dimensión, situación que desde hace cuatro o cinco años ya no se produce", han advertido desde Asaja.

   A esta situación también se suma la "paralización" de las ayudas para la inversión en las explotaciones por lo que se teme una pérdida de competitividad a medio plazo y la reducción en la contratación de asalariados en un sector que tradicionalmente era de los más activos en altas de empleo.

   León es la principal provincia productora de leche de vaca en Castilla y León con algo menos de un tercio del total, es la tercera productora de leche de oveja detrás de Valladolid y Zamora y la segunda en producción de leche de cabra detrás de Ávila.