Las exportaciones a la Unión Europea de chirimoya, que se cultiva en el litoral de Granada y parte del de Málaga, ha aumentado casi un 20 % en lo que va de campaña agrícola.

Según los datos, a los que ha tenido acceso Efe, del Centro de Asistencia Técnica e Inspección del Comercio Exterior, organismo dependiente del Ministerio de Economía, hasta el pasado diciembre -último mes de referencia en la campaña agrícola, que se inició en septiembre- las empresas ubicadas en la provincia de Granada exportaron a la UE más de 1,85 millones de kilos de chirimoyas, frente a los 1,55 millones comercializados en el mismo periodo del año pasado, lo que representa un aumento superior al 19%.

En el último mes contabilizado (diciembre), el principal país receptor de esta fruta fue Portugal, con más de 92.600 kilos; seguida de Alemania, con cerca de 75.000, y Francia, con algo más de 56.000 kilos.

La campaña de la chirimoya tiene una duración de unos nueve meses, de septiembre a mayo

También se ha exportado en menos cantidad a Países Bajos, Bélgica, Luxemburgo, Republica Checa, Reino Unido e Italia.

La campaña de la chirimoya tiene una duración de unos nueve meses, se inicia en septiembre del 2017 y concluye en mayo, gracias a los avances experimentados en los últimos años, que están consiguiendo una desestacionalización de esta fruta.

La zona de producción, acondicionamiento y envasado de las chirimoyas amparadas por la Denominación de Origen Chirimoya de la Costa Tropical de Granada-Málaga está constituida por los terrenos ubicados en la comarca natural del mismo nombre, entre ambas provincias.

Los municipios que más protagonismo tienen en el cultivo de esta especie frutal dentro de estas provincias son Motril, Vélez de Benaudalla, Los Guájares, Molvízar, Salobreña, Itrabo, Otívar, Lentejí, Jete y Almuñécar mientras que en terreno malagueño la pauta las marcan Nerja, Frigiliana, Torrox, Algarrobo y Vélez-Málaga.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here