Las fábricas de refrescos reducirán un 20% el uso de agua y energía en 2020

0
50

    Además, Arias Cañete ha resaltado que los fabricantes presenten "compromisos de futuro" para una producción más eficiente en utilización de agua o para controlar las emisiones de dióxido de carbono.

    Según Anfabra, en los últimos tres años ya se ha conseguido rebajar un 10 % el gasto en energía y un 8% en agua.

     El ministro también ha remarcado "el trabajo bien hecho" de esta industria, que "contribuye a la salud y al bienestar de los consumidores con su oferta" y que en 2012 generó una facturación de 5.171 millones de euros, con un incremento del 2,9% en un contexto de disminución de la demanda por la crisis,

    Según ha asegurado, casi el 75% de los 13,4 millones de hogares españoles consumieron bebidas refrescantes, "manteniendo el empleo directo" de este sector, que suma 8.400 puestos de trabajo, lo que se multiplica por 8 si se añade la actividad laboral indirecta.

Una innovación que se traduce en 150 productos al año


    Ha destacado la apuesta por la innovación y el desarrollo de las fábricas de refrescos que operan en España, pues "no deja de sorprender que lancen al mercado 150 productos al año". Ha asociado el consumo de estos productos con la hidratación, el deporte y la vida sana.

    Por otra parte, ha incidido en la atención que recibe el personal de estas empresas, que ofrecen "empleo duradero", pues sus trabajadores tienen una antigüedad de 14 años y "calidad en la formación".

    Arias Cañete ha repasado, asimismo, las reformas de su Departamento en favor de la industria agroalimentaria.

    También ha recordado que el Ministerio trabaja en dos iniciativas: una para la internacionalización agroalimentaria y otra, una anteproyecto para facilitar un "mercado único" sobre la calidad alimentaria,

    Por su parte, el presidente de Anfabra, Fernando Amenedo, ha reconocido que el último año no ha sido fácil, pero sí exitoso, y ha recalcado que su sector "se moja" por el medio ambiente.

    Amenedo ha indicado que, con 64.000 empleos, este sector se "ha defendido" de la crisis con presencia activa en toda España y muy vinculado a actividades importantes para la economía nacional, como la hostelería y el turismo.

    En relación a problemas del último año, relacionados con intentos de regulaciones "en algunos territorios", ha valorado que finalmente se haya impuesto "la sensatez", porque las fábricas de refrescos necesitan un entorno "estable, seguro y sin experimentos raros".