Las heladas y los bajos precios lastran una campaña que cierra “en rojo”

0
3

EFE.- A pesar de que las previsiones iniciales eran positivas y la campaña arrancó con un buen equilibrio entre la oferta y la demanda y con buenos resultados en el caso de las mandarinas, la evolución de distintos factores climatológicos y comerciales provocó a partir de marzo un "parón" en las compras y un descenso de precios.

El exceso de oferta y una caída general del consumo tanto en España como en el resto de Europa también hicieron mella en la comercialización de cítricos, por lo que en ese punto de la temporada, las variedades más tardías tampoco lograron que los precios despegaran.

A partir de ahí, la "apatía" generalizada y las escasas operaciones dominaron, mientras los productores ya adelantaban en esas fechas que las cuentas "no salían" y que otra vez se imponían los números rojos.

Las fuentes del sector consultadas por Efeagro han coincidido en que las heladas de finales de año marcaron el desarrollo de la campaña, ya que se comercializó naranja afectada por el frío y eso finalmente repercutió en el consumo y en la imagen del producto.

"La campaña arrancó con precios aceptables para las primeras clementinas pero, antes incluso de las heladas, el exceso de oferta forzó a la baja las cotizaciones", ha asegurado hoy a Efeagro el presidente de la Mesa de Precios de Cítricos de la Lonja de Valencia, Jenaro Aviñó,

En este sentido, ha subrayado que "cuando llegaron los fríos de diciembre y enero los precios en el campo ya eran bajos y las heladas acabaron de hundirlos definitivamente".

Con respecto a las pérdidas, algunas organizaciones agrarias como AVA-Asaja ha evaluado en un informe el impacto de las bajas cotizaciones durante la mayor parte de la campaña, que han cifrado en una media por hectárea de 1.693 euros.

El balance de la interprofesional del sector Intercitrus también se hace eco de unos precios "sensiblemente" inferiores a los de la anterior cosecha, lo que provocó que se truncaran las expectativas de una mejora en la evolución de la campaña.

Algunas de las situaciones generadas esta temporada no son nuevas, según los productores, que lamentan las carencias comerciales recurrentes en el sector de los cítricos y advierten del riesgo de desaparición de muchas explotaciones por la falta de rentabilidad.

Par la próxima temporada 2011/2012, sin embargo, se vislumbran algunos elementos positivos, ya que las últimas sesiones de la Lonja de Cítricos de Valencia reflejan un mayor dinamismo en las cotizaciones.

"Las previsiones de una menor cosecha están empujando de hecho los precios al alza, con cotizaciones aceptables", ha adelantado Parladé.

En España, el principal país productor de la Cuenca del Mediterráneo, las previsiones de producción de cítricos esta campaña se cifraron en unos 5,9 millones de toneladas, un nueve por ciento más que en la temporada anterior.

En la Comunidad Valenciana, la primera zona productora, el aforo previsto era de 3,5 millones de toneladas; en Andalucía, de un millón y medio de toneladas, y en Murcia, de 573.210 toneladas, según las estimaciones de las Consejerías del ramo al inicio de la campaña.