Las lluvias y el deshielo provocan graves daños en el Valle de Arán, Navarra y Huesca

0
25

   Unas 700 personas han sido evacuadas este martes día 18 por el desbordamiento de los ríos en el Pirineo de Lleida y de Huesca, donde las intensas lluvias y la crecida de las aguas han causado enormes daños y destrucción, especialmente en Benasque y en el Vall d’Aran en estado de emergencia.

   El conseller catalán de Interior, Ramon Espadaler, ha indicado que, según las predicciones meteorológicas, el temporal amainará en las próximas horas, pero los vecinos evacuados de las comarcas del pirineo catalán, casi 400, no podrán regresar a sus casas como mínimo hasta mañana, día en que tampoco habrá colegio en la comarca en la que más de 1.300 alumnos se han quedado este martes sin clase.

   El conseller, quien ha advertido de que el episodio de lluvias aún no ha acabado, ha confirmado que no se han producido daños personales ni hay constancia de ningún desaparecido, y ha reiterado su petición de que los vecinos de las zonas de Vall d’Aran, Alta Ribagorza y Pallars no se muevan del lugar donde están "si no es estrictamente necesario".

Un dique para poder permitir el paso por el Garona

   Las riadas e inundaciones han cortado varias carreteras, dañado puentes y líneas eléctricas, que dejaron sin suministro de luz a unos 4.000 abonados, la mitad de los cuales recuperaron el suministro al final de la tarde.

   La avenida de agua del río Garona, a la altura del pueblo de Pont d’Arròsha, ha cobrado tanta fuerza que ha arrancado un depósito de gas licuado de 4.000 litros de capacidad que estaba soterrado y lo ha arrastrado río abajo hasta que ha quedado bloqueado debajo de un puente.

    El Síndic de Aran, Carles Barrera, ha indicado que se ha decidido construir un dique en Vielha con el objetivo de intentar reconducir el agua en este municipio, capital de la comarca, donde se encuentran la mayoría de los evacuados.

    En declaraciones a Efe, Barrera ha explicado que este dique tendrá como objetivo permitir la circulación por uno de los laterales del Garona, de manera que se pueda transitar con todoterreno hacia los pueblos del margen derecho del río

Nuevas lluvias durante el miércoles

    Por su parte, la dirección general de Protección Civil y Emergencias ha avisado por lluvias intensas, en forma de tormentas, y por peligro de desbordamiento de ríos al noreste peninsular y, en particular a Navarra y Huesca, por lo que recomienda adoptar medidas de autoprotección, especialmente en las zonas de acampada y campings.

   Así, de acuerdo con las predicciones de la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET), se esperan lluvias en forma de tormentas en el noreste peninsular y hay riesgo de deshielo en el noreste de la Comunidad Foral de Navarra y en la provincia de Huesca.

   Por ello, recuerda que la prevención más eficaz es mantenerse informado en todo momento y seguir las recomendaciones de las autoridades, así como prestar especial atención a las normas preventivas de su comunidad autónoma, que pueden adoptar algunas medidas puntuales en función de la evolución de la situación en esa zona concreta.

   Así, ante la crecida de los ríos, Protección Civil, aconseja no introducir el vehículo en áreas inundadas y no conducir en áreas inundadas, así como abandonar el automóvil y buscar el terreno más alto cuando se vea rodeado por una corriente de agua. Además, recomienda circular, preferentemente, por carreteras principales y autopistas y procurar alejarse de vías y torrentes así como no atravesar a pie los vados inundados o las corrientes de agua.

   Si tiene que evacuar su domicilio, traslade los artículos esenciales a los pisos más altos, cierre las tomas principales de electricidad y gas y siga las instrucciones de las autoridades.

   Asimismo, ante las lluvias intensas y persistentes, Protección Civil aconseja disminuir la velocidad si va conduciendo y extremar las precauciones, así como no detenerse por donde pueda discurrir gran cantidad de agua.

    Si comienza a llover de manera torrencial, recuerda que existe riesgo de inundación y aconseja no atravesar con el vehículo ni a pie los tramos inundados, porque se desconoce lo que puede haber debajo del agua y localizar los puntos más altos de la zona. De este modo, recuerda que no se debe tratar de salvar el automóvil en medio de una inundación.

   Ante el riesgo de tormentas, Protección Civil ha advertido de que el peligro de las tormentas para las personas se produce, sobre todo en campo abierto. Sin embargo, recuerda que en los núcleos urbanos también hay peligro de caída de rayos, por lo que conviene colocarse cerca de los edificios para protegerse y evitar las corrientes de aire dentro de las viviendas. El vehículo cerrado puede ser un buen refugio.