Alcaldes de localidades afectadas este fin de semana en la provincia de Ourense por el granizo han augurado una merma en la vendimia de este año, tras resultar algunas zonas muy afectadas por la tormenta por lo que han solicitado reuniones con la Consellería del Medio Rural a fin de estudiar posibles soluciones, además de respaldar un adelanto en la vendimia para evitar enfermedades en la vid.

En Castrelo do Miño a lo mejor se llega al 70 por ciento de viñedos afectados

En concreto, el alcalde de la localidad de Castrelo do Miño, Xurxo Rodríguez, ha estimado en una valoración inicial, en “un 70 por ciento” los daños en los viñedos, por lo que ha avanzado la petición de ayudas y que Castrelo sea declarada “zona de emergencia”, tras lamentar la situación “calamitosa” vivida en el ayuntamiento y que deja a muchas familias en una difícil situación, al igual que ocurre en otras localidades como Beade o Toén.

“Estamos hablando con las bodegas, a lo mejor se llega al 70 por ciento de viñedos afectados”, ha apuntado Rodríguez, quien ha lamentado este nuevo “golpe”, después de los daños sufridos tras las heladas del pasado mes de abril. Actualmente, en Castrelo de Miño viven “unas 500 familias” y 24 bodegas del sector vitivinícola.

Por este motivo, el ayuntamiento ha solicitado una reunión con la conselleira do Medio Rural, Ángeles Vázquez, para estudiar posibles soluciones aparte de la declaración de zona de emergencia tras lamentar la situación en que quedan muchas familias, coincidiendo con la proximidad de la vendimia.

Precisamente, organismos como la Estación de Viticultura e Enoloxía de Galicia y organizaciones agrarias han hecho un llamamiento para “lo antes posible” iniciar un adelanto en la vendimia para evitar la botritis: que se pudra parte del producto”.

La DO Ribeiro recomenda a los viticultores que inicien de forma urgente un adelanto en la vendimia

De esta forma, “no sería tan problemática la situación”, al minimizarse la incidencia, algo refrendado por Juan Casares, presidente del Consejo Regulador de la DO Ribeiro, quien ha explicado a Efe que “la recomendación es que de forma urgente haya un adelanto en la vendimia”.

En la misma línea, el alcalde de Cenlle, también en el Ribeiro, Gabriel Alén, ha explicado que los daños en esta localidad han sido cuantiosos resultando algunas zonas muy afectadas como Razamonde, Xubín o Trasariz.

Esta localidad pretende iniciar este miércoles la campaña y recoger “todo lo que sea recuperable” para evitar la posible aparición de enfermedades. Los viñedos que aún no esté maduro se someterán “a tratamientos”, ha detallado Alén, quien afirma que si bien habrá una merma en la cantidad de uva “no en la calidad”.

En este momento, el presidente del consejo regulador del Ribeiro, Juan Carlos Casares, ha explicado, tras visitar en el día las zonas afectadas, que la recomendación que están dando es iniciar la recogida “tan pronto como sea posible”, para evitar que las uvas “puedan pudrirse”.

Tras asegurar que las afectaciones por el granizo son “desiguales” en la propia denominación, ha confirmado que el consejo está trabajando para “agilizar todos los protocolos” a fin de que las bodegas puedan iniciar la vendimia “lo antes posible”, cuestión que se tratará en la reunión esta tarde con los inspectores.

A pesar de los daños, se ha mostrado “moderadamente optimista” y confía en que la campaña se pueda salvar aunque la cantidad se prevé menor que el año pasado, tras garantizar que la calidad de la uva sigue siendo “excelente”.

En Verín, el alcalde de la localidad, Gerardo Seoane, ha destacado la vuelta a la normalidad después de problemas vividos con el suministro y ha confirmado que el agua ya vuelve a ser desde ayer por la tarde apta para consumo.

El personal técnico realizó ayer un desvío de otra presa a través de un canal hasta la depuradora que, según las previsiones, ha vuelto a la normalidad.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here