Las temperaturas de abril favorecen el espigado del cereal en Navarra

0
13

GOBIERNO DE NAVARRA.-El periodo comprendido entre los días 22 y 29 de abril se ha caracterizado por la alternancia de días soleados con nublados, precipitaciones en varias jornadas con valores pluviométricos acumulados entre los 10 y 30 l/m² en gran parte de la Comunidad, temperaturas medias acordes con la época, si bien en alguna jornada se han registrados valores por debajo de lo normal, y vientos de dirección variable con predominio de componente norte.

La llegada de precipitaciones y tiempo fresco ha sido muy bien recibida por los cultivos cerealistas en general, si bien estas precipitaciones no han sido muy abundantes, por lo que se espera que en próximas fechas llueva de nuevo para que los cultivos continúen con el espigado, floración y formación del fruto sin problemas. En regadío, la lluvia y el tiempo fresco no han interrumpido prácticamente las labores de siembra y plantación, aunque sí han provocado cierta ralentización en el desarrollo y recolección de algunos cultivos.

Las cebadas de La Ribera, Navarra Media y sur de Tierra Estella están en plena floración, mientras que en la Cuenca de Pamplona, Pirineos y Navarra Atlántica el cultivo se encuentra algo más atrasado. Los trigos y avenas, como es habitual, están algo más atrasados que la cebada, situándose en hoja bandera y estado de lígula en las comarcas septentrionales y en pleno espigado en La Ribera.

En cuanto a incidencias, la lluvia y el fuerte viento registrado en algunas zonas han provocado algunos encamados en parcelas de cebada principalmente. Por el contrario, en zonas donde las precipitaciones han sido más escasas, la necesidad de agua en suelo es inmediata, ya que el cultivo se encuentra en fases vegetativas de máxima exigencia hídrica, por lo que, de no llover en breve el potencial productivo de los cultivos comenzará a verse condicionado. A su vez, en el aspecto sanitario, se inician tratamientos preventivos en cultivos y variedades propensas a ser afectadas por enfermedades foliares como Rincosporiosis en cebadas o Roya y Septoria en trigo, si bien la incidencia hasta el momento está siendo muy baja.

El registro de precipitaciones ha interrumpido la parte final de la campaña de siembra de girasol en secanos de la Cuenca de Pamplona, Pirineos, Nord-occidental y Tierra Estella, si bien más de un 90% de la superficie destinada a este cultivo en secano ya se ha completado. En zonas ya sembradas, la humedad presente está facilitando la nascencia del cultivo, de forma que nos encontramos parcelas desde emergencia de los cotiledones hasta primer par de hojas desplegadas.

Se interrumpe la campaña de siega y recolección para ensilado de forrajeras en el norte de la Comunidad debido a las lluvias caídas a lo largo de este periodo. Se espera tiempo estable para continuar con dicha actividad, si bien estas precipitaciones registradas han sido bien recibidas, ya que las reservas hídricas de los suelos no son muy abundantes en estas zonas.

Regadíos

En el cultivo de bróculi ya se ven parcelas con plantas formando las primeras cabezas. Finalizada la siembra de cebolla tardía, las parcelas más tempranas comienzan a mostrar las primeras hojas verdaderas. En la zona de Genevilla y Cabredo, la remolacha azucarera está nacida y, desplegados los cotiledones, muestran las primeras hojas. Las variedades de patata para la industria congeladora, como la Red-Pontiac, que se cultiva en la zona de Azagra, Cárcar, etc, comienzan a enseñar las primeras hojas en las ramas secundarias. El guisante verde, muy agradecido al agua de lluvia, presenta un buen desarrollo; desde los estadíos iniciales en las siembras más tardías, a las plenas floraciones en las parcelas más tempranas del sur de la comunidad. Se está realizando el primer corte en el cultivo de alfalfa para la deshidratación.

Siembras y plantaciones

Mientras las siembras más madrugadoras de maíz grano ya muestran plántulas con 2-4 hojas, como ocurre en muchas parcelas de Villafranca, Buñuel y Cortes, en la mayoría de la zona de cultivo se está en plena tarea de preparación y siembras de las fincas. Las siembras de variedades dulces para la conserva esperarán un par de semanas para que la tierra vaya alcanzando temperatura apropiada para la germinación.

El girasol, sembrado ya en el secano, ha comenzado a sembrarse en las zonas de regadío. La actividad en el sector del tomate para conserva también está en pleno apogeo. En parajes de Buñuel, Caparroso y Villafranca ya se encuentran plantadas parcelas de variedades tempranas que se prevén cosechar a primeros de agosto.

Recolección

La campaña del espárrago continúa con más pena que gloria debido fundamentalmente a la descompensación del mercado. Las lluvias del fin de semana, que suponen un buen aporte hídrico, han enfriado la tierra con la consiguiente ralentización en el desarrollo de los turiones. No obstante, las producciones están siendo buenas y de alta calidad, pero se espera que la duración de la campaña y los precios a los que se liquide el fruto sean demasiado cortos para el sostenimiento de este cultivo.

La alcachofa no atraviesa tampoco por buen momento. Después de soportar los avatares de las heladas invernales, la oferta de producto está superando ampliamente a la demanda con la consiguiente caída de precios. La evolución de la primavera, con temperaturas frescas en el Levante, ha propiciado un alargamiento del ciclo vegetativo del cultivo en aquellas latitudes, con la consiguiente repercusión para nuestro mercado, que está compitiendo con un producto, que otros años, ya se había extinguido para estas fechas.