Licitan varias actuaciones para mejorar la depuración en el entorno de Doñana

0
7

    El enorme desarrollo urbanístico que ha experimentado la zona ha provocado que los emisarios existentes carezcan, en la actualidad, de la capacidad suficiente para atender las necesidades previstas para un futuro próximo.

   Además, para evitar el vertido incontrolado a cauces cercanos se ha detectado la necesidad de que varios puntos de la red se conecten al sistema general de Aljarafesa.

    Para solucionar ambos problemas, el proyecto contempla un total de ocho actuaciones que, básicamente, consisten en la construcción de nuevos colectores de saneamiento.

   En concreto, se contempla la puesta en marcha de una planta compacta de tratamiento de aguas residuales en Salteras, así como la ampliación de uno de los emisarios de este municipio. En Valencina de la Concepción se ampliará la red de saneamiento y se sustituirá la red de abastecimiento que resulte afectada por la mencionada actuación.

   Los trabajos a ejecutar en Bollullos de la Mitación consisten en la conexión de la red de saneamiento de la urbanización Las Moreras con la construcción de un nuevo pozo de registro, del que partirá un colector, que discurrirá por la margen derecha del arroyo Majalberraque y que finalizará en otro pozo de uno de los ramales de la red de saneamiento.

   En cuanto a Aznalcóllar, la red de saneamiento del núcleo urbano presenta numerosos problemas de capacidad y de pérdidas. Después de haber analizado las deficiencias de la red, se van a llevar a cabo una serie de actuaciones urgentes consistentes en la construcción de nuevos colectores en el viario de Cerro Viento.

   Finalmente, en el municipio de Villanueva del Ariscal se contemplan dos actuaciones más, en zonas urbanas, para proporcionar una mayor capacidad hidráulica con la implantación de un nuevo colector de saneamiento, que comprende tanto pequeños colectores de recogida de acometidas domiciliarias como de la red principal de aguas pluviales.

  El proyecto incluye, también, la puesta en marcha de una serie de sistemas de control de las instalaciones para evitar las reiteradas situaciones de intrusismo y vandalismo que sufren las mismas.

   Aljarafesa, la empresa pública que gestiona el agua de estos municipios, cuenta con multitud de instalaciones distribuidas por las 31 localidades del Aljarafe y la interrupción del funcionamiento de alguna de estas instalaciones (en diversas ocasiones se han producido sustracciones y actos vandálicos) podría suponer graves perjuicios de la gestión del ciclo integral del agua.