Lidl es el primer cliente de la huerta española, con 960.000 toneladas de frutas y hortalizas

0
12

   Asimismo,  según destaca Gema B. Muñoz en www.qcom.es, la cadena germana no sólo ha aumentado el volumen de sus compras de productos españoles, sino también el número de proveedores que le suministran género. Y es que si en 2008 Lidl contaba con un panel de 230 proveedores nacionales, cinco años después –los de la crisis económica- la distribuidora mantiene relaciones comerciales con un total de 368, lo que supone un 60% más.

    Proveedores que debido al modelo de negocio de Lidl no sólo surten productos a las 527 tiendas que el distribuidor tiene en España, sino a las más de 10.000 que tiene distribuidas por toda Europa.

    Prueba de ello es que en 2012, el valor de los productos españoles comercializados en el exterior alcanzó los 1.200 millones de euros, un 9% más que en el año anterior. Además, Lidl ha aumentado un 11% el valor de los productos que compra en España para abastecer a sus tiendas europeas; y, en los últimos cinco años, Lidl ha exportado productos españoles por un valor acumulado de 5.650 millones de euros, lo que arroja un promedio anual de 1.130 millones de euros.

    De todos los productos de proveedores españoles exportados por Lidl España, el top tres lo forman, por este orden, las aceitunas del proveedor Cazorla, las palomitas de maíz para microondas (en cajas o sobres de 300 gramos) de Liven, y la Galleta María (paquete de 800 gramos) de Galletas Gullón.

El 100% de la carne fresca que vende es nacional

    Esta ampliación de la oferta responde, entre otros factores, a la voluntad de Lidl de incluir productos regionales y a su apuesta por potenciar el surtido de frescos. Y en esa ampliación la marca del distribuidor tiene mucho que ver, ya que Lidl es uno de los distribuidores que apuestan claramente por la marca propia. Tanto es así que la estructura de su surtido, por lo general, está compuesta por un 80% de marcas propias y por un 20% de marca de fabricante.

   Eso sí, al contrario de lo que se tiende a creer, fuentes de Lidl insisten en que los productos que la cadena comercializa con sus propias marcas no son importados sino que están fabricados mayoritariamente por compañías locales. En concreto, según los datos facilitados, más de la mitad del surtido fijo lo componen productos de origen español: 790 referencias de un total de 1.420 en 2012, es decir, un 56% del total.

   De ahí que el número de productos españoles que Lidl comercializa en sus tiendas haya aumentado un 76% en cinco años, al pasar de las 450 referencias de 2008 a las 790 de 2012.

   Un ejemplo de la política de desarrollo de proveedores nacionales que lleva a cabo Lidl en España y de su apuesta por el producto autóctono se encuentra en el surtido cárnico que oferta en sus establecimientos, ya que el 100% de la carne fresca que comercializa en su surtido fijo es suministrada por proveedores españoles, según el informe “Proveedores y distribuidores: de la confrontación a la cooperación. El caso de Lidl en España”, elaborado por Jaume Llopis, profesor de IESE Business School.