Lluvias “salvan” muchas viñas dañadas y son una “bendición” para la ganadería

0
4

EFE.- En palabras a Efe, el presidente de esta organización agraria, Manuel Laparra, considera que las lluvias de las últimas semanas han permitido "recuperar" viñedos de muchas explotaciones extremeñas "afectadas" por la sequía de los pasados otoño e invierno.

Un importante número de estas explotaciones que han recuperado muchas cepas que "se hubieran echado a perder sin lluvias" se encuentra en la comarca de Tierra de Badajoz o al oeste de ésta.

Laparra ha puesto como ejemplo las plantaciones cercanas a la N-432 en el tramo entre La Albuera y Santa Marta de los Barros, donde realizó un reportaje fotográfico del "lamentable" estado de muchas cepas que "no se hubieran salvado ya nunca sin estas lluvias".

"Que llueva ahora no te asegura una buena campaña de la uva en 2013 -apunta Laparra-, pero sin precipitaciones durante las últimas semanas ya podríamos hablar de que sería mala".

Las ganaderías de extensivo han sido las otras grandes beneficiadas del campo extremeño por las precipitaciones, tras un 2012 "malo" debido a la sequía, lo que ha permitido al ganadero disponer ahora de alimentación más allá del pienso.

Las lluvias permiten "apuntar" a un buen año de la ganadería, aunque siempre y cuando "no llueva en grandes cantidades en las próximas semanas", pues podría perjudicar, por ejemplo, a la bellota.

En el olivar, las lluvias también han sido "muy positivas" porque las aceitunas "han engordado", lo que no compensa la menor producción en relación al año pasado, pero sí al menos mejorarán los precios.

En el otro lado de la balanza, Laparra considera que las lluvias podrían perjudicar al cultivo de maíz, porque hay algunas parcelas que todavía no se han podido cosechar, y los tractores están esperando "unos días sin lluvia" para poder entrar en ellas.

Esta situación también se produce en algunos cereales de secano, como el trigo o la cebada, donde la continuidad en las precipitaciones no han permitido "acabar de sembrar bien", aunque la lluvia "era necesaria" tras las malas campañas de estos cultivos por la sequía del otoño pasado.