La crisis que padece el sector agrario desde hace tiempo, las tensiones que han vivido, con diversos enfrentamientos y movilizaciones con el Gobierno de Hollande, el miedo a la llegada de productos agrícolas de otros países, en especial de España, que han provocado ya diversos incidentes en los últimos años, unido a los cantos de sirena que representan las políticas proteccionistas, están provocando que los agricultores y ganaderos franceses comiencen a apostar por la ultraderechista Jean-Marie Le Pen.

El sector agrario siempre ha sido conservador, pero ahora empieza a girar a posiciones mucho más radicales. Y un buen ejemplo ha sido que hasta hace poco, en la Feria Agrícola, Jean-Marie Le Pen, presidenta del Frente Nacional, era abucheada copiosamente. Quince años después, la situación ha cambiado. Marine Le Pen regresa a la Feria Agrícola y es una apuesta segura que, a diferencia de sus anteriores visitas, ya no plantea polémicas ni la ira, tanto del público como de los expositores. Representa la evidencia de que el Frente Nacional se ha instalado en el panorama político, que la formación está “normalizada”, y que comienza a ganar peso entre los agricultores.

De acuerdo con la última oleada de la encuesta Cevipof para Le Monde, Le Pen entra con fuerza antes de la votación en este electorado, con un 35% de los agricultores que dicen que quieren darle su voto. Luego vienen Francois Fillon (20%), Emmanuel Macron (20%) y Benoît Hamon (18%), mientras que los otros candidatos son migajas divididas. “Por su tamaño, esta apuesta del electorado agrícola para el Frente Nacional es nueva”, dijo Marcial Foucault, director de Cevipof, que recuerda que al final, hace cinco años, los agricultores votaron en casi en un 20% a la presidenta de la FN, que es casi en la mitad del electorado nacional (18%).

Una de las claves de este ascenso no es tanto por sus medidas para la agricultura, que son a menudo muy vagas etiquetas -soporte de calidad para “promoción de las exportaciones”, “desarrollo de los canales de redisposición cortas” o luchar contra “la explosión de las normas administrativa “-, sino más bien por su discurso en general, proteccionista y euroescéptico. “Los agricultores hablan sobre el tema de las marcas europeas,” dice MartialFoucault. “Se han acomodado del europeísmo , pero ahora comienzan a ser abiertamente hostiles a la Unión Europea, porque sólo tienen unas visión vertical por la imagen que se da desde la UE de que sólo hay normas y reglamentos”.

(Texto con datos de Europe1.fr)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here