Los agricultores piden al Gobierno que no elimine el sistema de módulos del IRPF

0
3

   Pequeños y medianos agricultores de frutas, hortalizas o cítricos, entre otros cultivos, y ganaderos independientes con pocas cabezas de ganado serían, en su opinión, los grandes damnificados.

ASAJA deja claro que "no estamos dispuestos a consentirlo"

    El secretario general de ASAJA Murcia, Alfonso Gálvez, expresaba esta semana la preocupación de esta organización por una posible eliminación de este sistema -conocido también como estimación objetiva del IRPF- porque "afectará a la economía de miles de agricultores".

   En declaraciones a Efeagro, Gálvez ha asegurado que "no estaremos dispuesto a consentirlo", porque obligaría a llevar una contabilidad muy detallada que requiere un tiempo y unos conocimientos fiscales o administrativos que los pequeños y medianos productores no tienen.

   "El cambio del sistema puede provocar un incremento en la tributación, que es lo que busca el Ministerio de Hacienda, al que los agricultores tampoco pueden hacer frente", ha insistido.

   Según ha señalado, el campo dejaría de beneficiarse de ciertas rebajas de módulos como ahora ocurre cada año cuando sufren inclemencias meteorológicas, fisiológicas o problemas de mercado.

    La medida es "inoportuna e inapropiada. Pedimos que se lo piense", ha defendido, tras advertir que incluso podrían plantearse la movilización si no funciona la negociación.

Es una "amenaza para tomarse en serio", advierten desde COAG

   Desde COAG, José Luis Miguel ha recordado que la eliminación del régimen de módulos para los diferentes colectivos profesionales era un recomendación del "comité de sabios" que aconsejan al Gobierno sobre la próxima reforma fiscal.

   "Es una amenaza que hay que tomarse muy en serio", aunque de momento no hay ninguna propuesta oficial en este sentido que obligue a agricultores y otras profesiones a tributar en el sistema de estimación directa y no en el de módulos, ha remarcado Miguel.

   A su juicio, este último sistema refleja y simplifica una situación compleja pero, si acaban con el sistema, se obligaría a los agricultores a llevar una contabilidad detallada de gastos e ingresos que "no está al alcance de muchos" de ellos, por lo que podrían verse obligados a afrontar nuevos gastos para contratar servicios externos para llevar el papeleo.

Un cambio que, según UPA, crearía "una verdadera complicación"

    Por parte de UPA, ha manifestado estar convencidos de que los agricultores y ganaderos a título principal no se verán afectados por una reducción de módulos y se muestran confiados en el mantenimiento del sistema actual.

    Lo contrario, según UPA, originaría "una verdadera complicación" para el campo, al aumentar las cargas burocráticas y obligar a los profesionales a gestionar libros de contabilidad y una fiscalidad que no estaría a su alcance, por lo que tendrían que contratar expertos externos para desenvolverse.

   "Sería muy difícil para las pequeñas y medianas explotaciones de carácter familiar" asumir estos cambios, ha concluido.