Los agricultores piden riego de socorro y apoyo fiscal y financiero por la sequía

0
9

    En declaraciones a Efeagro, el secretario general de Asaja, Juan Sánchez Brunete, ha resaltado la gran preocupación que comparten agricultores y Ministerio por la falta de lluvias, que afecta a cereal, almendros o viñedo en el Mediterráneo o Albacete.

ASAJA quiere riegos y que el ganado entre en las explotaciones a alimentarse


     ASAJA pide que las confederaciones hidrográficas que autoricen riegos "de socorro", así como la flexibilización de los requisitos de condicionalidad que exige la Política Agraria Común (PAC) para que los agricultores y ganaderos no pierdan ayudas.

     En este contexto, reclama que se permita que el ganado pueda entrar en explotaciones de cereal para alimentarse, si es que este cultivo se va a perder, o que puedan ararse campos en los que no prosperan las leguminosas por los efectos de la falta de lluvias.

     Rebajas fiscales y exenciones del IBI son otras iniciativas por las que aboga ASAJA, que recuerda que sólo en la Comunidad Valenciana ya computan 50 millones de euros en pérdidas y que, si no llueve, no sólo Levante y el arco mediterráneo sufrirá, sino que también habrá una situación "muy complicada en ambas Castillas".

Es "urgentísimo" que se tomen medidas, según COAG


     "Realmente existe una situación muy grave de sequía, incluso extrema, en algunas zonas" del país, como Murcia, Comunidad Valenciana, Andalucía oriental y parte de Castilla-La Mancha, ha afirmado a Efeagro el secretario general de COAG, Miguel Blanco, por lo que cree "urgentísimo" que el Ministerio adopte medidas.

    "Si no llueve de forma abundante de aquí a unos días se puede generalizar un problema de sequía por la falta de agua y las altas temperaturas", ha apuntado Blanco.

    Según recuerda, "no ha llovido nada en abril, ni mayo, y las temperaturas han sido propias del verano", lo que pone en peligro cultivos como el cereal.

     COAG, por su parte, ha pedido la publicación de un Real Decreto de Sequía, que pudiera ser ampliado progresivamente, que se flexibilice la condicionalidad para que los agricultores no pierdan ayudas, un anticipo de las ayudas de la PAC, rebajas de módulos del IRPF, exención de pago del IBI y cotizaciones sociales, ayudas para reposición de cultivos y créditos a interés cero para el sector.

UPA quiere ayudas para no perder esta campaña y afrontar la siguiente


     El secretario de Agricultura de UPA, Ignacio Senovilla, ha detallado que su organización ha pedido, especialmente, ayudas directas para los agricultores afectados en Murcia o Almería, además de medidas fiscales y financieras.

    Y es que, según apunta, no sólo perderán cosechas, sino que también tendrán que replantar de nuevo los árboles, como en el caso de los almendros.

     También reclama "ayudas inmediatas" para los ganaderos de todo el Levante, que tienen que suplementar el alimento del ganado por falta de pastos y llevar agua hasta las explotaciones, ha añadido.

     Senovilla ha planteado que "si no llueve vamos a perder todo el cereal en Castilla y León" y, en el conjunto del Estado, "un millón de hectáreas de cereal no se van a cosechar este año".

Cooperativas pide mantener el carácter excepcional del límite del 50% para la compra a terceros


    
Desde Cooperativas Agro-alimentarias han hecho hincapié en los problemas en Murcia, Comunidad Valenciana, Almería y algunas zonas de Castilla-La Mancha, especialmente en los cultivos que están asegurados, pero sin coberturas en daños sobre el arbolado -caso de los frutos secos-, según fuentes de esta organización, que en los próximos días enviará al Ministerio valoraciones y propuestas.

     "Hemos pedido que se mantenga el carácter excepcional del límite del 50% que tienen las cooperativas para la compra a terceros" y que no se pierda la calificación de una Organización de Productores (OP) por la pérdida de cosecha, han añadido.

     Las mismas fuentes han afirmado que el Ministerio mantiene que no arbitrará ninguna ayuda para los afectados que no estén asegurados, de tal forma que las posibles indemnizaciones sólo llegarán a los que tengan alguna póliza en vigor y que otras posibles medidas dependerían de cada comunidad autónoma.