Los apicultores burgaleses han recogido de media un 50 por ciento menos de miel este 2016, en una temporada que califican de “mala” e incluso “mediocre” en comarcas como La Demanda o Las Merindades, donde los desórdenes meteorológicos han limitado la producción de mielato de roble y miel de brezo.

En declaraciones a Efe, el técnico de UCCL Juan Carlos Merino ha explicado que la cosecha se ha situado un poco por encima del 50 por ciento con respecto al año anterior, si bien existen “excepciones”.

La Demanda ha sido la comarca más desfavorecida a consecuencia de una primavera “revuelta” y un verano muy seco, que han derivado en una “pobre” segregación de mielato de roble.

En Las Merindades laproducción cayó un 50% en las zonas bajas por la lluvia y se mantuvo en la zonas altas

La situación no ha sido mucho mejor en Las Merindades, donde los apicultores burgaleses califican la cosecha de “mediocre”, aunque la producción de miel de brezo ha sido algo más irregular.

De este modo, en las zonas bajas se han registrado caídas de más del 50 por ciento en la producción, ya que llovió en la floración, ha recordado Merino.

Mientras, en las zonas altas se han alcanzado cifras similares a las de 2015 y, “por suerte y casualidad”, algunos apicultores han disfrutado de una cosecha buena.

APICULTORES BURGALESES 2En lo que se refiere a la miel de tomillo y mil flores, el año ha sido “tirando a bueno”, tras una primavera y un verano más benévolos en zonas como La Bureba, Lerma, Aranda de Duero o Miranda de Ebro, en las que se encuentra este tipo de miel.

El técnico de UCCL en Burgos ha asegurado que el cambio climático y los desórdenes meteorológicos tienen un efecto “innegable” en la reducción de las producciones de miel.

Tanto es así que la miel de brezo se está convirtiendo en un tipo “exótico” debido a su escasa producción.

Por otra parte, los apicultores burgaleses están preocupados por la salud de las colmenas, tras un verano y un otoño muy cálidos.

No se ha recogido polen suficiente para garantizar la existencia de abejas de invierno en cantidad y condición nutritiva adecuadas y una “exitosa invernada”, así que ya se están registrando bajas.

Igualmente, el colectivo denuncia el bajo precio de la miel como consecuencia de la competencia desleal que suponen las conocidas como mieles chinas de baja calidad.

Merino recuerda que se trata de jarabes de azúcar de arroz que se hacen pasar por miel, cuya venta en España está haciendo daño a las producciones tradicionales.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here