Los arroceros de Cádiz piden al delegado de la Junta que medie para no acabar con el cultivo

0
12

      Asimismo, la asociación insiste en que la supresión de gran parte de la ayuda agroambiental al cultivo del arroz "es una decisión que va en contra de la razón de ser de la propia ayuda puesto que se supone que estas se otorgan a aquellos agricultores que, con unas prácticas respetuosas con el medio ambiente, se encargan de crear y mantener el ecosistema para generaciones futuras".

     En este sentido, ASAJA cádiz cree que no hay mejor ejemplo que el arrozal de la Janda "para resumir la creación de un ecosistema nuevo partiendo de la nada". En sus más de 20 años en la comarca los arroceros se han encargado de posibilitar la aparición de paraje inigualable con cangrejos, culebreras, nutrias y una población de 15.000 aves, muchas de ellas incluidas dentro de las listas rojas de peligro de extinción como el aguilucho lagunero, la garcilla cangrejera, el chorlitejo patinegro, la espátula, el martín pescador y el águila imperial.

     Sin embargo, para la organizaxión agraria "parece que tanto la generación de riqueza, empleo y un ecosistema envidiable, resultan poca cosa para la Administración andaluza que en vez de apoyar trabajos tan completos como el de los arroceros, los castiga reduciendo a menos de la mitad las ayudas agroambientales al sostenimiento de la actividad".

Discriminación en comparación con Valencia

     Por último, se destaca que "llama poderosamente la atención que hay otras comunidades en las que la Administración es conciente del potencial medioambiental y económico del cultivo del arroz",  como es el caso de Valencia, donde la Consejería de Agricultura ha fijado la ayuda a la producción integrada de arroz en 400 euros por hectárea, con lo que los arroceros que cultiven su arroz en el entorno de La Albufera de Valencia en el periodo 2015-2020 contarán con una ayuda superior en un 350% a la que reciban los agricultores que siembren arroz en producción integrada en Andalucía.

      Por eso, ASAJA Cádiz, critica que "esta discriminación deja en clara desventaja a los arroceros andaluces que se encuentran con las mismas dificultades en la obtención del producto y con 285 euros menos".