Los arroceros del Guadalquivir no permitirán que se conculquen sus derechos con el dragado

0
2

       El encuentro, que ha reunido a más de 300 arroceros, ha servido para hacer repaso de las cuestiones más importantes que afectan al cultivo, entre las que también se ha informado sobre el balance de producción, el estado del Plan de Modernización del sector y sobre cómo afectará la nueva PAC a este cultivo.

Proyecto para desvincular el riego del arroz del cauce del río

 
      La Jornada ha contado con cuatro conferencias técnicas. La primera de ellas ha estado a cargo del presidente de la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir, Manuel Romero, quien ha expuesto el proyecto de modernización de los riegos del arroz cuyos trámites de declaración de impacto ambiental ya se han iniciado.

     Este proyecto, con un coste aproximado de 186 millones de euros, permitirá desvincular el riego del arroz del cauce del río Guadalquivir, reducir el consumo de agua en 100 hectómetros cúbicos, el consumo energético en 10 millones de Kw/hora/año y las emisiones de CO2 en 6.500 toneladas. No obstante, este proyecto, que supone una mejora en la garantía y calidad del agua, sólo saldrá adelante si cuenta con el beneplácito del sector arrocero, que deberá cofinanciar la obra.

    Respecto a la pretensión de la Autoridad Portuaria de acometer el dragado de profundización del río Guadalquivir, el presidente de la Confederación Hidrográfica ha afirmado taxativo que “la posición del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente no ha cambiado ni un ápice” y ha señalado que la titular del MAagrama, Isabel García Tejerina, ha confirmado las declaraciones de su antecesor, Miguel Arias Cañete, quien se mostró rotundo al afirmar que él “no sería responsable de la muerte del arroz y la desalación de la marisma”.

    Romero ha recordado que “la legislación está ahí para cumplirla y en la DIA hay, al menos, once condiciones, entre  ellas, solucionar el problema de la salinidad del arroz”.

Rechazo, "porque no sirve", al proyecto de la Autoridad Portuaria

     Por su parte, respecto al proyecto de mejora de márgenes del río presentado por la Autoridad Portuaria y que debe estudiar aún la Junta de Andalucía, el director gerente de la Federación de Arroceros de Sevilla, Manuel Cano, ha afirmado que “no sirve, puesto que tal y como está demostrado, la colocación de una empalizada no protege los márgenes del oleaje de los buques, y en zonas como ésta (Isla Mínima) el río se ha comido más de cien metros”.

    El encuentro contó también con la intervención de Francisco Javier Pérez, responsable de la empresa BAYER, que explicó el nuevo sistema de Agroservicios que esta empresa ha puesto a disposición de los agricultores, y del delegado de Extremadura y Andalucía de BASF, Jesús Delgado, quien expuso las soluciones desarrolladas por esta empresa para el control de las malas hierbas en el arroz.

    A continuación, el subdirector de Fondo Andaluz de Garantía Agraria (FAGA) de la Consejería de Agricultura, Juan José Soler, explicó lo  que se sabe hasta ahora del nuevo sistemas de ayudas directas de la PAC para el ejercicio de 2015 y defendió la contribución de la producción integrada al medio ambiente, con la que se cultiva prácticamente todo el arroz de las marismas del Guadalquivir sin mermar la rentabilidad en el cultivo.

La competencia de bajos precios del arroz de Camboya y Myanmar

    Por último, el director gerente de la Federación de Arroceros de Sevilla (FAS), Manuel Cano, expuso el balance mundial de producción de arroz y lamentó el trato ventajoso con que el arroz de Camboya y Myanmar entra en la Unión Europea sin pagar ningún tipo de arancel en virtud del acuerdo EBA (Everything  But Arms).

    Así, como expuso Manuel  Cano, de las 402.000 toneladas de arroz que importa la Unión Europea, 255.000 proceden de Camboya y 140.000 de Myanmar, con el agravante de que estas importaciones son de arroz blanco y van en sacos de un kilo preparados directamente para su venta al público.

    El director gerente de la Federación confía en que con la nueva normativa europea de etiquetado, publicada el pasado sábado y que obliga a identificar el origen, los comercializadores europeos tengan más dificultades para importar.

Asimismo afirmó que en el grupo de trabajo del COPA- COGECA se está pidiendo que al menos se contingenten los envíos de estos países con un cupo a partir del cual se grabe con arancel. Manuel Cano concluyó con una noticia positiva: “En Sevilla y Valencia se han cerrado operaciones en diciembre a 290 euros tonelada”.