Los autónomos agrarios bajan su tributación al 19% y bajará el de las pymes en la reforma fiscal

0
5

     Aunque la idea inicial del Gobierno era aprobar una reforma fiscal integral que cambiara de arriba abajo el sistema tributario español, lo cierto es que al final se ha optado por otra vías bien distinta. Los resultados de las elecciones europeas y la próximidad de las muniicpales, autonómicas y generales, unido a la mejoría de la economía nacional ha provocado que los cambios fiscales que se presentará se focalizarán en el IRPF y el impuesto sobre sociedades. En ambos tributos, las modificaciones sí serán profundas, sin embargo, el Ejecutivo hará mínimos retoques en impuestos de titularidad local y autonómica sobre los que también tiene competencia. Los cambios quedarán supeditados a la negociación con autonomías y ayuntamientos, según informa Jaume Viñas en cincodias.com.

Rebaja a los autónomos y en las pequeñas pymes

     Aunque todas las medidas afectan directa o indirectamente a todos los ciudadanos, respecto al sector agrario y ganadero la reforma no les perjudica especialmente. Así, los autónomos que tributan por el IRPF también recibirán buenas noticias. En septiembre de 2012, el Ejecutivo elevó del 15% al 21% la retención que sufren los trabajadores por cuenta propia. Apartir del próximo año, el gravamen bajará al 19% y se establecerá un gravamen inferior para los autónomos con menor renta.  Por otra parte, Hacienda también establecerá más incentivos fiscales para atraer a trabajadores extranjeros con alta cualificación.

     De igual forma, el tipo general del impuesto sobre sociedades pasará del 30% al 25% en dos años. Esta reducción no tendrá su equivalente para las pymes, que actualmente ya mantienen un gravamen del 25% para los primeros 300.000 euros de beneficio. Así, como reclamaban los expertos fiscales, España tendrá un tipo único del 25% en el impuesto sobre sociedades.

       Sin embargo, fuentes de la Administración señalan que el impuesto sobre sociedades sufrirá una profunda reforma y las pymes contarán con medidas concretas para que su tipo efectivo sea inferior al que aplican las grandes corporaciones.

Sin subida del IVA a los alimentos

      Respcto a la subida del IVA, el Gobierno se niega a seguir la recomendación de Bruselas por considerar que perjudicaría la recuperación económica, algo que venía reclamando el sector agroalimentario porque representaría una caída de las ventas. Por eso Montoro señaló que España solo elevará el IVA a ciertos productos sanitarios y por imposición de una sentencia de la Unión Europea.

    Por último, la Comisión Europea y los expertos recomiendan que el Gobierno eleve los impuestos medioambientales para compensar la rebaja en el IRPF y en Sociedades. Entre otras medidas, reclaman elevar el impuesto sobre hidrocarburos al gasóleo, que goza de una fiscalidad sensiblemente menor que la gasolina.

     Sin embargo, igual que en el IVA, Hacienda entiende que esta decisión resultaría contraproducente para la economía porque la mayoría del parque automovilístico español utiliza diésel. Los cambios en la fiscalidad medioambiental se ligarán a tributos de titularidad autonómica y se debatirán con las comunidades en el marco del Consejo de Política Fiscal y Financiera. Tampoco se tocarán los tipos sobre tabaco y alcohol.