Los concellos piden que Iberdrola y Fenosa paguen más por los embalses

0
32

Hispagua.- Los municipios secundan una propuesta de la Federación Nacional de Municipios con Embalses en la que se reclama que se actualice el valor catastral de los bienes de las empresas y que se pague a los ayuntamientos donde están asentadas en función de ese nuevo valor catastral, que es superior al que hay registrado. Es decir, para varios municipios de la Ribeira Sacra eso implicaría recibir un 30 por ciento más de dinero al año en concepto de Bices del que se recibe en la actualidad.

Los primeros en sumarse a la iniciativa fueron los regidores de Sober y Taboada. En el caso de Sober, el municipio está afectado por la presa de Santo Estevo que gestiona Iberdrola. El catastro lleva años sin actualizarse pero, además, la compañía realizó en los últimos años numerosas obras de ampliación del embalse y, según apuntó el alcalde, Luis Fernández Guitián, «esas obras incrementaron o valor catastral da presa pero iso non consta no catastro que leva moitos anos sin revisar e sin recoller ningunha desas variacións». En consecuencia, y a través de la federación nacional, una empresa elaboró un documento en el que se tasa el nuevo valor de los bienes de la presa y eso se remitió al catastro para que actualice los datos.

En el municipio de Taboada, el Partido Popular llevó al pleno la documentación necesaria para dar el mismo paso. El regidor Ramiro Moure explicó que están afectados por la presa de Belesar que está gestionada por la firma Gas Natural Fenosa. «En Belesar están en marcha unhas obras de ampliación que incrementan o valor catastral da presa», dijo el alcalde. Si el catastro reconoce ese incremento de valor Gas Natural Fenosa tendría que pagar a los ayuntamientos afectados en concepto de Bices un 30 por ciento más de lo que abona en la actualidad. Para Taboada eso significa que se pasaría de cobrar 22.000 euros al año a unos 28.600. «Estamos falando de cifras redondas pero é unha cantidade importante nos tempos que corren», añadió Ramiro Moure.

El caso de Chantada es uno de los más sangrantes porque está afectado por las presas de Os Peares y Belesar, en ambas se hicieron obras de ampliación. Manuel Lorenzo Varela, el regidor chantadino, explicó que también están a favor de que se revise el catastro. En su caso por una presa ingresan 60.000 euros al año y por la otra 45.000. Si se revisan los catastros y se produce ese incremento del 30 por ciento, en total tendrían que recibir 20.000 euros más de los que reciben en la actualidad, según las estimaciones del propio alcalde.