Los españoles “alarmados y preocupados” por el cambio climático según informe

0
6

EFE.- Frente a los "preocupados" (35 %) y "alarmados" (30 %), están los "desconectados" (11,6 %) y los "cautos" (22,6%); las "cuatro Españas" que define el informe "La respuesta de la sociedad española ante el cambio climático 2013", presentado hoy.

   Pablo Meira, profesor de Educación Ambiental de la Universidad de Santiago de Compostela y coordinador del estudio, destaca en una entrevista con EFEverde la "complejidad científica del fenómeno" y su carácter "contraintuitivo" a la hora de explicar la percepción del cambio climático de la sociedad española.

   "La española es una sociedad creyente, no hay ‘negacionismo’, pero hemos identificado un aumento en la aceptación del cambio climático (9 de cada 10) junto a una disminución en la relevancia que se le concede", señala Meira.

   En el último estudio, explica, el 57,2 % de los encuestados opina que el cambio climático recibe "menos importancia de la que se merece", frente al 63,6 % que contestó así a la misma pregunta en 2008, el primer año en el que se realizó el sondeo.

   Según Meira, además de la dificultad para evaluar los riesgos climáticos en una coyuntura de crisis económica que diluye el temor de otras amenazas, los españoles ponen distancia "social, espacial y temporal" con el problema.

   "La crisis se lo lleva todo", recalca el experto tras señalar que el actual "es un mal ecosistema" para el cambio climático, que compite con otros "depredadores" (como la crisis) por la atención de la sociedad y por la relevancia en los medios y la agenda política.

   Para romper el círculo, "no queda mas que insistir sobre los efectos del Cambio Climático, generar mas información y favorecer la opinión y el compromiso. La sociedad no puede esperar inactiva a que se produzcan los hechos que la ciencia anuncia", subraya.

   La mitad de la población piensa que hay otros problemas mas importantes que el cambio climático y, según Meira, solo los "alarmados" están dispuestos a cambiar su estilo de vida para atajar los efectos del calentamiento global.

   Por otra parte, la sociedad se declara peor informada sobre el cambio climático: hasta el 65,8 % se identifica "poco o nada informado" sobre la información general del fenómeno y el 76,8 % "poco o nada informado" sobre las medidas para combatirlo.

   Los españoles señalan a los grupos ecologistas (69,4 %) y a los científicos (67,6 %) a la cabeza de las fuentes mas confiables para obtener información, muy por encima de la prensa (43,7 %) o la Administración (26,3 %).

   Pero crece la "penetración" de términos relacionados con el Cambio Climático (97,5 %), como "calentamiento global" (94,9 %), "efecto invernadero" (89,4 %) y "CO2" (78,8 %).

   También se recoge la percepción de que existe "división" en la comunidad científica sobre los efectos del cambio climático, valoración que, según Meira, puede estar relacionada con la cautela con la que se manejan proyecciones y datos muy a largo plazo.

   "La respuesta de la sociedad española ante el cambio climático. 2013" es la tercera entrega de un proyecto iniciado en 2008, encaminado a mejorar la comprensión del llamado "factor social" frente a un fenómeno que requiere políticas públicas eficaces y programas de educación y comunicación para afrontarlo, reseña el documento en su presentación.

   "El conocimiento del ‘factor social’ es una variable clave para impulsar políticas que contribuyan a mitigar los posibles riesgos ambientales, sociales, sanitarios y económicos que comporta para la sociedad española", añade el escrito.

   Si la amenaza del cambio climático no es "representada, comprendida y valorada por la población, de forma profunda y ajustada a la realidad, será difícil legitimar y poner en marcha políticas de respuesta con el consenso y compromiso de la población", concluye el informe, disponible en su integridad en la web de la Fundación Mapfre.

   El estudio de campo se realizó entre el 12 de mayo y el 15 de junio de 2012, con un universo de españoles de ambos sexos mayores de 18 años y una muestra de 1.300 individuos, residentes en 98 localidades de 41 provincias.