Los españoles se gastaron 101.250 millones de euros en 2013 en alimentación

0
4

    Estos datos forman parte del informe sobre el consumo en España en 2013, que el ministro ha presentado hoy, y que ha calificado como “la mejor y más completa fotografía de los alimentos que comemos, tanto en el hogar como fuera de él, cuánto gastamos, cómo y dónde se compran”.

    Estos datos recopilan diversos estudios como el “Panel de Consumo Alimentario”, el “Barómetro del Clima de Confianza del Sector Agroalimentario”, y las “Variables de consumo extradoméstico”, “un análisis que decidieron abandonar los anteriores responsables y que retomamos el año pasado para presentar una información completa del gasto total en alimentación en España” ha subrayado Arias Cañete.

Aumenta el consumo de los pilares de la dieta en los hogares

    Tal como ha explicado el ministro, el gasto total de los hogares españoles en alimentación ha ascendido a 69.225  millones de euros, lo que supone el 68 por ciento del gasto total, con un gasto per cápita que se ha incrementado en un 3,8 por ciento.

     Por categorías, destaca la importancia de los productos frescos en la alimentación de los hogares, que suponen el 42,0 por ciento del volumen total consumido y un 45,0 por ciento del  presupuesto total destinado a la alimentación.

   De esta forma, ha indicado Arias Cañete, “podemos ver que, mientras la carne es el producto que mayor presupuesto concentra en nuestra cesta de la compra, las frutas, hortalizas y patatas frescas son los alimentos que alcanzan mayor volumen de consumo dentro del hogar”.

     Destaca también, en relación con el año anterior, el crecimiento del consumo de alimentos como los huevos (+3,4 por ciento), el pan (+2,8 por ciento), las hortalizas y las patatas frescas (+1,9 por ciento) y la leche (+1,1 por ciento).

    En esta relación es también significativo el caso del aceite, “un producto muy presente en nuestra dieta, que ha experimentado un incremento notable en el gasto  del 19,1 por ciento”.

     Los estudios, ha señalado el ministro, demuestran que “los hogares están incrementando el consumo de los productos que están en la base de la pirámide alimentaria y constituyen el volumen fundamental de la dieta”.  Es el caso de las harinas y sémolas, que crecen un 10,4 por ciento, las pastas que suben un 6,4 por ciento, las legumbres un 3,7 por ciento, el pan  un 2,8 por ciento y el arroz un1,5 por ciento.

Baja el consumo de fruta y vino y sube algo el de leche

    Son varios los productos que han mantenido un consumo estable en 2013 como la carne (-0,1 por ciento); y los productos de la pesca (+0,3 por ciento) incluyendo pescado, marisco/crustáceos/moluscos y conservas de pescado.

   En otros alimentos, como la fruta fresca, se constata un descenso del  2,2 por ciento, mientras que .el consumo de leche se ha incrementado en los hogares durante 2013 en un 1,1 por ciento,  con un  crecimiento en valor  superior del 2,3 por ciento.

     En cuanto a las bebidas, los datos muestran una disminución en el consumo de vinos y espumosos, así como de zumos, mientras que el resto de bebidas presentan crecimientos muy contenidos, como es el caso de las bebidas de alta graduación, la cerveza y la sidra.

Se impone el comercio especializado para los productos frescos

   En la presentación de los hábitos de compra, Arias Cañete ha  destacado “la preferencia mostrada por los consumidores hacia el comercio especializado para adquirir productos frescos, mientras que los hipermercados, supermercados y las tiendas descuento, son los canales elegidos para comprar el resto de alimentos”.

     El ministro también ha resaltado el cambio de tendencia apreciado en los factores que deciden la elección de los establecimientos por parte de los consumidores, ya que “si bien en 2012 el factor principal fue los buenos precios, en 2013 los consumidores volvieron a elegir, como en otros años anteriores la calidad de los productos como factor determinante”, quedando los buenos precios y la proximidad o cercanía como segundo y tercer factor respectivamente.

     La compra por Internet de productos de alimentación va incrementándose año tras año y, durante el 2013, un 10,4 por ciento de los consumidores declaró haber  realizado alguna compra de alimentos y bebidas a través de la red. Esto supone un incremento de casi un punto porcentual con respecto a los resultados del año anterior.

     En relación con los hábitos de compra, Arias Cañete ha señalado que “se aprecia una mayor tendencia a la compra racional y responsable”. Así, el 73 por ciento de los entrevistados declara que elabora una lista antes de realizar sus compras de alimentación y el 58,5 por ciento de éstos la respeta.

Se aprovechan mejor los alimentos en la cocina

     Por otra parte, el 63,4 por ciento de los entrevistados manifiesta haber modificado con la crisis su forma de cocinar/comprar para aprovechar mejor los productos y contribuir al ahorro.

     En cuanto a la importancia de las marcas, el ministro ha resaltado la fidelidad de los consumidores que, en un 69 por ciento de los casos, declara comprar siempre las mismas marcas de alimentación. Por otra parte, las marcas del distribuidor mantienen una representatividad notable puesto que casi 9 de cada 10 consumidores declaran comprar algún producto con la marca propia del establecimiento

    En relación con los datos de consumo por tipo de hogar, Arias Cañete ha destacado la importancia de los hogares formados por retirados, que son los que presentan mayor crecimiento en la compra de alimentos del 25 por ciento,  durante el año 2013.

    “Muestran un consumo per cápita muy alto: con 970 kgs/lts por persona y año, muy por encima de la media de hogares españoles, que se sitúa en los 676 kgs/lts por persona, probablemente motivado porque pasan más tiempo en casa y reciben a otros familiares en el hogar” ha señalado el ministro.

Cantabria y País Vasco, los que más consumen; Andalucía y CLM, los que menos

    El panel de consumo incluye, además una visión del consumo y del gasto por Comunidades Autónomas. De esos datos se desprende que el consumo medio per cápita, de 676 kg/l, destacando Cantabria (771), País Vasco (739) y La Rioja (737), en tanto que Extremadura (626), Andalucía (626) y Castilla-La Mancha (615) son las que reflejan menor consumo.

    En cuanto a la evolución del gasto, cuya media en España es de 1.524,2 euros, las Comunidades que destacan son el País Vasco (1.967), Cantabria (1.811) y Cataluña (1.760). Por su parte, Andalucía (1.297), Extremadura (1.281) y Castilla-La Mancha (1.272) son las de menor gasto per cápita.