Los freseros inician una plantación que reducirá superficie y generará 5.000 jornales

0
12

      Las necesidades de mano de obra para esta fase se han cubierto sin la formalización de contratos en origen con terceros países, sólo con trabajadores locales, en los que se incluyen los extranjeros residentes en España, tal y como se acordó este verano en la Comisión de Flujos Migratorios.

     Este es el cuarto año consecutivo que se lleva a cabo esta medida, después de que en 2010 se permitiera por última vez la contratación en origen de 972 jornaleros marroquíes, país que se convirtió en la primera década de este siglo en el principal país emisor de trabajadores en origen.

     Aunque no será hasta noviembre cuando se pueda determinar con exactitud la superficie plantada, desde Freshuelva se estima que sufrirá un descenso respecto a la campaña pasada, debido a los malos resultados de las dos últimas campañas.

     La del año pasado se cerró con los peores datos de la historia: una producción total de 278.900 toneladas y un descenso del 10,7 % de la facturación, que se eleva hasta el 20 por ciento si se suman las dos últimas.

     Ello vino motivado fundamentalmente por las condiciones climatológicas, adversas en 2012 y benignas en toda Europa en 2013, lo que provocó que se diera una sobreproducción, al llegar a los mercados fresas de otros países europeos que normalmente no coinciden con la onubense; y por consiguiente, bajada de precios y dificultad para exportar el fruto.