Los ganaderos de leche de ovino no aguantan más la presión de la gran industria

0
70

   La relación con los compradores de la leche es "desequilibrada", porque "la gran industria son tres y nosotros (los productores) somos muchos a vender lo mismo", ha afirmado el director gerente de esta cooperativa ganadera, que en 2012 facturó 61 millones de euros.

    La leche se retribuye en 2013 a aproximadamente 0,837 euros/litro, un 3,18% más que en 2012, pero menos de los 0,842 que se pagaba por el producto alimentario en 2005, hace ahora ocho años.

    Constituida en junio de 2011 al amparo del Real Decreto 460/2011 de 13 de abril como primera organización de productores de leche de oveja en el país (OPL), CPO aglutina a 880 explotaciones ganaderas de ovino lechero, con un volumen anual de comercialización de 72 millones de litros en 2012 (20% de la producción nacional de leche de oveja), a lo que suman 1,5 millones de litros de cabra.

    Entre los problemas de este sector, cita que no existe reconocimiento social, ni relevo generacional, ni contratos de compra y venta; los ingresos de leche, carne y lana son inferiores a los costes de producción -por el alza de piensos y energía- y, además, "en el medio rural no fluye el crédito".

    Asensio ha advertido del riesgo inminente de cierre de empresas ganaderas pese a que detrás hay promotores cualificados: se trata del perfil de un inversor de 32 a 45 años, que ha invertido en el medio rural de 300.000 a 400.000 euros, trabaja "en condiciones extraordinarias" de eficiente y competitividad, y cumple las exigencias medioambientales y de seguridad alimentaria. Y, "a pesar de ello, tiene que cerrar", ha lamentado.

   Sobre el papel que ha jugado el Consorcio para vertebrar el sector, ha remarcado que la compañía ha invertido en el medio rural y contribuido a la modernización de la ganadería, y que los ganaderos han incrementado su productividad y se han profesionalizado "hasta alcanzar la eficacia y la eficiencia" en sus estructuras, mejorando la genética de las razas ganaderas.

    "Hemos tenido sentido desde un punto de vista productivo y territorial", ha insistido el director gerente, quien enumera algunos retos ineludibles para los ganaderos de ovejas.

    "Nuestros ganaderos nos exigen que sus cooperativas se actualicen y asuman los retos de un mercado cada vez más globalizado y competitivo avanzando en la cadena de valor", ha explicado.

    "No creceremos por crecer; estructuraremos nuestra oferta de productos y servicios, incentivando inversiones que nos permitan tener oportunidades de negocio en nuestras actividades agrarias".

    Entre las vías de trabajo de CPO, según ha detallado, actualmente promueven e incentivan la producción de calidad mediante la promoción de sistemas específicos de producción que pueden acogerse al amparo de marcas de calidad, revalorizando su producción con oferta con denominación de origen como el Queso Zamorano, IGP Lechazo de Castilla y León y Marca de Garantía Tierra de Sabor.

    Castilla y León es la principal comunidad autónoma productora de leche y carne de ovino en España, con unas 4.615 granjas de ovejas (3.627 explotaciones de leche y otras 852 de carne), mientras que CPO aglutina al 19,86% del total regional. La Comunidad tiene 1.750.144 cabezas, con una producción anual de alrededor de 287.000.000 litros, ha destacado.