Varias asociaciones ganaderas de Cantabria han convocado una manifestación el próximo viernes, 3 de marzo, en Santander para reivindicar una sanidad animal justa, en especial tras el sacrificio de más de un millar de animales por un brote de brucelosis, un presupuesto digno, que propicie indemnizaciones más justas que los 500 euros que cobrarán de media por animal que debe ser sacrificados, y por el pago a tiempo de las ayudas de la PAC.

La protesta está convocada por ASAJA, Federación de Razas Cárnicas (Asociación de Criadores Raza Limousine, ABACAN, ASPICAN, ASEAMO Cantabria, La Socarreña, Asociación Nacional de Criadores de Raza Tudanca, Asociación Regional de Raza Monchina, Asociación Regional de Raza Charolesa, Asociación Parda de Montaña), AGAVACAN, AGAMOCAN, OVICAN, Asociación Ganaderos de Liébana, Ganaderos del Cantábrico y Asociación Vida Digna para la Ganadería.

Critican que “no se ha consensuado ninguna medida que flexibilice la problemática en sanidad animal”

Según han explicado los convocantes en un comunicado, la manifestación comenzará a las 12.00 horas de la plaza Alfonso XIII y finalizará ante la sede del Gobierno de Cantabria, donde los manifestantes pretenden entregar un manifiesto al presidente regional, Miguel Ángel Revilla.

Las asociaciones han trasladado su malestar porque en las reuniones con la Consejería de Medio Rural “no se ha consensuado ninguna medida que flexibilice la problemática en sanidad animal” y han alegado que “agotadas” las vías de comunicación han decidido convocar esta protesta.

Entre sus reivindicaciones destacan la de incrementar el presupuesto en sanidad animal porque aseguran que la partida presupuestaria actual “atenderá fundamentalmente a la alerta generada por el foco de brucelosis”, por lo que prevén que disminuyan las ayudas en otras materias.

Piden garantías de que las vacas estén enfermas y que no sacrificar a una cabaña ganadera entera por un positivo

También solicitan pruebas que den garantías de que las vacas estén enfermas y que no se sacrifique a una cabaña ganadera entera por un positivo.

Reclaman, asimismo, una actualización de los baremos de indemnización para evitar la quiebra de los ganaderos que se vean afectados por algún positivo de tuberculosis, o de brucelosis, así como el pago de las indemnizaciones en un plazo no superior a tres meses y no como hasta ahora: en ocho meses.

Piden también el incremento del presupuesto para planes de mejora y nuevas incorporaciones, que se recupere el plan de ayuda a la recría de novillas, un calendario de pago de las ayudas de la PAC, el pago de las indemnizaciones por fauna salvaje y una solución al lobo, así como acotamientos al pastoreo por incendios y un plan de promoción de leche de Cantabria.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here