La consejera de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible de la Junta de Andalucía, Carmen Crespo, ha presidido en Sevilla la reunión de la Mesa de Interlocución Agraria en la que ha resaltado que por vez primera se da voz a los interlocutores agrarios desde el inicio de la elaboración de un Plan Estratégico.

“Se trata de un aspecto muy importante para su buen funcionamiento: el diagnóstico del sector”, ha indicado. Por tanto, los representantes de las Organizaciones Profesionales Agrarias (Asaja, COAG y UPA) y Cooperativas Agro-alimentarias de Andalucía colaborarán con la Administración tanto en la fase previa de análisis como en la búsqueda de soluciones posterior “como nos habían pedido”.

Este encuentro de trabajo ha abordado el Plan Estratégico para la Competitividad del sector agrícola, ganadero, pesquero y agroindustrial y del desarrollo rural de Andalucía 2019-2022, cuya formulación se aprobó en Consejo de Gobierno el pasado 16 de abril y que supone un incremento del grado de interlocución con los profesionales.

La consejera insiste en simplificar, eliminar obstáculos y dar flexibilidad para que las ayuda llegue lo antes posible a sus destinatarios

Esta planificación se enfoca, principalmente, a la rentabilidad de los sectores, las mujeres y los jóvenes y entre sus objetivos estratégicos se encuentran, como ha detallado Carmen Crespo, tanto incrementar la competitividad como mantener y mejorar la cuota de mercado de Andalucía en España y el exterior. Además, también persigue aumentar la capacidad de adaptación de los sectores a “entornos cambiantes” para asegurar el crecimiento a medio y largo plazo, “optimizando nuestra eficiencia productiva y respetando el medio ambiente”; y potenciar el progreso técnico y tecnológico, “determinante para la productividad y la generación de mayor valor añadido”.

Igualmente, en el encuentro con los interlocutores agrarios, se ha realizado un seguimiento de la ejecución de las medidas incluidas en el Programa de Desarrollo Rural (PDR) de Andalucía 2014-2020 y del “objetivo de convocar y movilizar 800 millones de euros” en el próximo año y medio.

Como ha explicado la consejera, a esta labor se suma también la realizada por la Consejería durante los últimos meses para reducir trámites y eliminar trabas burocráticas “uniformando procedimientos y derribando obstáculos para agilizar la Administración”. “Cumplimos lo prometido”, ha recalcado.

A modo de ejemplo, e insistiendo en la apuesta de su Departamento por el relevo generacional y la presencia de la mujer en el sector, Crespo ha explicado que la modificación de la Orden de ayudas para jóvenes agricultores permitirá a este colectivo, por un lado, recibir el 25% de la subvención al justificar el inicio de la explotación, y por otro, cambiar el plan de negocio para adaptarlo a las circunstancias. “Es decir: simplificar, eliminar obstáculos y dar flexibilidad para que lleguen lo antes posible a sus destinatarios y no se pierda ni una ayuda”, ha recalcado.

En su discurso, Carmen Crespo ha comentado que, una vez más, esta reunión con los interlocutores agrarios  demuestra la acertada decisión de integrar las antiguas Consejerías de Agricultura y Medio Ambiente, ya que esta unión permite abordar cuestiones complejas de una forma integradora y buscando el máximo beneficio para todas las partes implicadas. Se trata, según las palabras de la consejera, de “un ejemplo de cooperación estratégica perfecta porque sin agricultores y ganaderos no puede entenderse el medio ambiente, y sin medio ambiente no pueden entenderse agricultura y ganadería”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here