Los mejores 270 vinos al alcance de los labios

0
9

    Centenares de visitantes atraviesan de forma constante este "boulevard" -con hora punta a mediodía- que desde primera hora de la mañana tiene listas 1.800 copas preparadas para que el consumidor llene, rellene y disfrute durante las catas.

     Estos ingredientes han convertido al "Túnel del vino" en una de las actividades de más éxito del Salón, con más de 12.000 visitantes en la pasada edición, una cifra que ya ha superado este año "en las dos primeras jornadas de feria", según ha subrayado Blanco, quien espera llegar a los 17.000 visitantes en esta ocasión.

     El espacio está dividido en 23 variedades de uva -este año hay dos más, perellada y xarel·lo- que el visitante puede descubrir de la mano de un plantel de expertos y en el orden que desee.

    Además de este "tour" libre, el Magrama ha organizado un programa de catas, algunas de ellas temáticas de bodegas, ubicadas en las Denominaciones de Origen Rioja, Pago Florentino, Ribera del Duero, Cava, Yecla y Bierzo.

Catas de iniciación a los vinos blancos y rosados


     El programa se completa con catas comparativas de distintas variedades de uva, para "enseñar las características generales de cada variedad y a reconocerlas en la cata" y de vinos elaborados con la misma variedad pero en diferentes zonas españolas.

     "Este año nos interesa especialmente que cada asistente pueda catar vinos de la misma variedad de uva y hechos en diferentes regiones de España, para que conozca la diversidad organoléptica y vea lo que le aporta al terreno la climatología", ha destacado.

     El sumiller ha reconocido que "hay cierto desconocimiento del mundo del vino entre los españoles" aunque "cada vez se está diversificando más el perfil de consumidor".

     Ha admitido que "el vino está más presente en nuestra sociedad", en gran parte gracias al impulso del turismo y de la gastronomía, que son grandes aliados de este producto clave en el sector agroalimentario español y en su cultura.

     Sin embargo, lamentó que el reconocimiento internacional de los vinos españoles aún es "limitado" y "queda mucho por hacer".

     "Nos creemos muy poco lo que hacemos, y hace falta un poco de confianza para poder estar arriba", ha concluido.

     En esta edición, el Salón de Gourmets ha crecido en espacio -con un pabellón más, hasta tres- y número de expositores, un 12,5% y hasta los 1.188 mostradores, de los cuales el vino representa un 30%, un 3% más que el año pasado.