Los panaderos de Lleida ofrecen a sus socios monas aptas para celíacos

0
20

     Entonces los panaderos podrán vender directamente las bases a sus clientes para que estos monten la mona en sus casas con los productos de su gusto o acudir al obrador del gremio a decorar la mona en un entorno sin contaminación cruzada.

     Según explica Llaràs, la normativa es muy estricta en cuanto a la elaboración de productos para celíacos, de manera que no permite que los panaderos limpien su propio obrador y se dediquen a hacer durante una noche estas tartas especiales.

     Además, el instrumental para la elaboración de estos productos tiene que ser también diferente al que toca habitualmente productos con gluten.

     Por ello, el gremio ha suspendido desde hace un mes las clases que realiza en el obrador que tiene en su escuela y ha encargado a una empresa especializada la limpieza del mismo, así como de todo el instrumental, de manera que se ha eliminado cualquier posibilidad de contaminación cruzada.

     En principio, el gremio elaborará unas 200 monas, que son las que ya le han pedido pasteleros de las comarcas del Segrià, la Noguera y el Urgell, pero no descartan realizar más hornadas atendiendo a la demanda de sus asociados.

     Llaràs explica que esta iniciativa no la llevan a cabo por un interés económico, ya que el volumen de monas para celíacos es muy reducido, sino por sensibilidad con este colectivo, que en la demarcación de Lleida está formado por unas 4.000 personas.

     Por ello el gremio tiene previsto dar un paso más y en el mes de mayo iniciará una prueba piloto para hacer pan apto para celíacos también desde el obrador de su escuela.

     "Depende de cómo salga esta prueba estudiaremos si iniciamos un proyecto empresarial para crear un horno que abastezca de pan sin gluten a toda la demarcación o incluso a toda Cataluña", explica Llaràs.

     Actualmente, las personas celíacas tiene que comprar el pan en el supermercado, donde se venden panes sin gluten elaborados por panificadoras industriales a nivel estatal.

     Según Llaràs, se trata de un pan poco gustoso y muy caro, por lo que el gremio intentará ofrecer un pan diario sin gluten y casero a gusto de este colectivo.