Los productores de ibérico de cebo y de bellota piden una Norma de Calidad más clara

0
46

    Así, Antonio Muñoz Luna, catedrático de Producción Animal de la Universidad de Murcia (defensor del ibérico de cebo) y José Luis García Palacios, presidente de Asaja Huelva y portavoz del ibérico puro de bellota, pidieron mejoras en esa Norma de Calidad. Muñoz Luna aclaró que el último borrador "no satisface a nadie", ya que se quiere meter en la misma vasija agua con aceite y evidentemente no se puede comparar un ibérico de bellota con un ibérico de cebo. "Es absurdo intentar meter en la misma norma dos cosas que nada tienen que ver". García Palacios subrayó que la norma "ha de ser transparente y sencilla".

    Pero antes de estas reflexiones, José Luis García Palacios -portavoz además de la plataforma En defensa de la raza porcina ibérica- defendió que cuando alguien pide un plato de jamón ibérico imagina un cerdo de una raza que suele ser negra, debajo de una encina o en una dehesa, criado con lentitud. Sin embargo, apuntó que con la Norma de Calidad en la mano, "el ibérico es un animal sacrificado en menos de diez meses, cruzado al 50% con una raza americana y estabulado desde que nace". Entre sus demandas está el exigir que sólo se incluyan "fotografías, imágenes, dibujos o representaciones de dehesa, bellota o montanera en el etiquetado, promoción y publicidad en los productos de designación de alimentación de bellota, prohibiéndose de forma expresa, cualquier alusión, mención, referencia o infografía a dichos términos, para las producciones intensivas y aquellas alimentadas con pienso".
 
    García Palacios señaló que se abrió un nuevo camino con la Norma de Calidad, que nació con la intención de regular el sector y plantea unas reglas de juego que sitúan a la calidad y la transparencia en el último escalafón. Indicó que los engaños y fraudes han derivado en "la peor crisis de la historia" del cerdo ibérico, subrayando incluso que ni siquiera la peste africana sacudió con tanta fuerza a este segmento productivo, que sufre las consecuencias de una oferta desmesurada y unos precios de mercado que generan "la ruina".

    El presidente de Asaja Huelva indicó que los productores de intensivo aprovecharon hace 11 años el escenario administrativo y normativo que el propio Ministerio impuso dentro del sector. Terminó su exposición diciendo que el cerdo ibérico de bellota es el rey que será venerado como el mejor jamón del mundo "una obra de arte realizada entre el ser humano y la naturaleza en su más deliciosa expresión".

    Por contra, Antonio Muñoz Luna discrepó de la teoría del presidente de Asaja Huelva sobre el surgimiento del ibérico de cebo y apuntó que "creo que el ibérico de cebo surgió un poquito antes de la Norma, que a los ganaderos del ibérico de cebo ya le pareció un disparate". Este tipo de producción nació entre el 2000 y el 2006 como consecuencia de una época de bonanza económica en la que el consumidor disponía de poder adquisitivo para adquirir productos alimentarios de calidad. Así, el ibérico de cebo apareció como un jamón de calidad superior, que pretendía desplazar al jamón de cerdo blanco de alta calidad. Muñoz Luna reprochó a los productores de cerdo ibérico de bellota que no se han preocupado demasiado del mercado hasta que les ha aparecido la competencia del ibérico de cebo y no han conseguido diferenciarse lo suficiente para que los consumidores lo vean como un producto aparte y no comparen ibérico de bellota con ibérico de cebo, que en realidad son productos diferentes. "Aparte de tener un producto excelente, hay que saber a quién se le vende y los mecanismos de comunicación que me van a facilitar esa venta", precisó. El catedrático pidió a los productores tradicionales de ibérico que no deben demonizar al ibérico de cebo, sino trabajar para conseguir que los consumidores sepan diferenciar unos productos de otros y tener un nicho de mercado independiente.

    El presidente de Covap, Ricardo Delgado Vizcaíno, señaló en su intervención que han desparecido muchas explotaciones de ibérico y lamentó que la desilusión de muchos ganaderos por la confusión, la disminución de la demanda, la caída de los precios y el coste de piensos y materias primas.

    Clausuró las jornadas Judit Anda, secretaria general de Agricultura y Alimentación de la Junta, quien defendió la organización de productores lácteos andaluces que reúna al máximo de actores para negociar ante la distribución.