Los productores manchegos esperan una mejor cosecha de azafrán

0
11

EFE.- La producción de azafrán en Castilla-La Mancha rondará este año entre los 1.725 y los 1.650 kilos, entre un 10 y un 15 % más que la pasada campaña, cuando se recolectaron 1.500 kilos.

Según informa el presidente de la Denominación de Origen “Azafrán de La Mancha”, Antonio García, este incremento se debe a las buenas condiciones climáticas registradas y la incorporación de nuevos agricultores atraídos por la elevada rentabilidad del cultivo de la rosa del azafrán.

En la actualidad, el azafrán ocupa unas 100 hectáreas distribuidas entre numerosos municipios de las provincias de Albacete, Ciudad Real, Cuenca y Toledo, en la que se produce el 30 por ciento del total.

La superficie destinada al “oro rojo” de la región ha aumentado en los dos último años en 16 hectáreas, una cantidad que se irá incrementando progresivamente en sucesivas campañas, subraya García, que cifra en unos 480 los agricultores que se dedican a este cultivo.

Las previsiones apuntan a que esta tendencia se mantendrá en sucesivas campañas, ya que hay muchos jóvenes y parados, algunos de ellos agricultores que dejaron el campo para dedicarse a la construcción, que ven en el azafrán una oportunidad para ganarse la vida y por el que este año se pagará a 3.000 euros el kilo.

La inversión inicial es bastante elevada, unos 35.000 euros por hectárea, pero su amortización está asegurada en dos años, a partir de los cuales se puede llegar incluso a duplicar el dinero invertido.

En 2012, el precio del kilo de bulbo ronda los 6,85 euros, IVA incluido, y para plantar una hectárea se necesitan 5.000 kilos, explica el presidente de la Denominación de Origen, que destaca el carácter nómada de este cultivo que cada cuatro años debe cambiar de tierra.

“El primer año (el de postura) apenas hay producción, pero al final de los cuatro años, de los 5.000 kilos de bulbos plantados obtienes 12.500 kilos, con los que puedes poner 2,5 hectáreas en una nueva plantación “, subraya.

Castilla-La Mancha fue a mediados de la década de los 80 la mayor productora mundial y de mejor calidad de azafrán, pero “la dejadez y los fraudes” estuvieron a punto de hacer desaparecer este cultivo que en 1999, con la creación de la Denominación de Origen, se empezó a recuperar.

“Ese año se produjeron 100 kilos de azafrán y sólo había inscritos 40 agricultores”, explica García.

Competidores y fraudes

El único competidor para el azafrán de Castilla-La Mancha es Irán, país que paradójicamente tiene a España como principal cliente, señala el presidente de la DO, quien ha denunciado que “de los 82.000 kilos que exporta España, según los datos de Aduanas, sólo se producen en el país los 1.500 (del año 2012) de Castilla-La Mancha y unos 10 ó 20 kilos de Aragón”.

“España es el comercializador mundial de este producto, debido al prestigio que tiene el de la región, una circunstancia que aprovechan los comercializadores que importan el azafrán de Irán por unos 600 euros el kilo para envasarlo en nuestro país y reexportalo como producto español para venderlo a 2.600 ó 2.700 euros el kilo”, comenta García.

Este fraude se va atajando cada vez más, con el endurecimiento de las normas de etiquetado que obliga a especificar el país de procedencia, aunque “aún queda mucho por hacer” para terminar con la competencia desleal que supone esta práctica y para lo que es necesario, además de la implicación de las administraciones, la información y formación del consumidor, concluye García.