Los regantes extremeños rechazan la subida de las tarifas de riego

0
4

EFE.- Estos colectivos han elaborado una tabla reivindicativa con medidas que hagan viable el regadío extremeño, según ha informado en nota de prensa Cooperativas Agro-alimentarias de Extremadura, quien ha indicado que las organizaciones han advertido de las consecuencias de la "fuerte subida" de las tarifas en 2012.

   Así, ha explicado que la subida es de hasta el 60 por ciento en algunos casos para los regantes, quienes se ven obligados a asumir un incremento en sus costes de producción, con una "clara desventaja" para la competitividad de la agricultura extremeña en los mercados.

   Ante esta situación han solicitado reuniones urgentes para abordar esta problemática con la CHG, con la Delegación del Gobierno en Extremadura y con la Consejería de Agricultura, Desarrollo Rural, Medio Ambiente y Energía.

   En estos encuentros estos colectivos presentarán la tabla reivindicativa en la que destacan la creación de una tarifa eléctrica de riego adaptada a la agricultura con el fin de hacerla más competitiva.

   De este modo, ha recordado que la subida del coste energético desde 2008 hasta hoy ha sido del 1.187 por ciento y ha alertado de que puede desembocar en la desaparición de las comunidades de regantes que dependen de la energía.

   Además, estas organizaciones han solicitado a la CHG poder participar en la elaboración de las tarifas y en la decisión de las obras de mejora a ejecutar en las instalaciones de riego, ya que ambos aspectos son fijados "únicamente" por la confederación, según han explicado.

   Por otra parte, han reivindicado que se repercuta en las tarifas de riego los fondos Feder que llegan a la CHG y, además, la tabla reivindicativa contempla la solicitud de agilización de la encomienda de gestión de canales de riego para las comunidades que lo soliciten.

   Han considerado que se trata de una fórmula de abaratamiento de las tarifas por el "importante" ahorro que se ha registrado en aquellas comunidades de regantes que gestionen los canales de riego, al tiempo que han pedido reducir la aportación de las comunidades para las obras de mejora de la red de riego.