Los seguros agrarios protegen de los siniestros como el pedrisco, a CLM, Murcia y Valencia

0
20

MARM.-El sistema de seguros agrarios garantiza la protección frente a siniestros como el pedrisco que ha afectado a varias provincias de las CCAA de Castilla – La Mancha, Murcia y Comunidad Valenciana

Para la contratación de los seguros agrarios, el MARM ha destinando en este ejercicio una importante dotación presupuestaria, que alcanza los 274 millones de euros, con un nivel medio de subvención al agricultor de un 50% del coste del seguro

Frente a las consecuencias del pedrisco, los agricultores que han suscrito las pólizas están amparados por el sistema de seguros agrarios, tanto para los daños producidos sobre la cosecha de esta campaña, como para la repercusión sobre la cosecha futura por los daños sobre la madera en frutales de hueso y pepita

El Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino, ha destinado, con objeto de facilitar a los agricultores el acceso a la contratación de los seguros agrarios, una importante dotación presupuestaria, que alcanza los 274 millones de euros, con un nivel medio de subvención al agricultor de un 50% del coste del seguro.

A través de estos seguros agrarios, los agricultores que han suscrito las pólizas y han sufrido las consecuencias del pedrisco que ha afectado, la pasada semana, a varias provincias de las Comunidades Autónomas de Castilla- La Mancha, Murcia y la Comunidad Valenciana, están amparados tanto frente a los daños ocasionados sobre la cosecha de esta campaña, como la repercusión sobre la cosecha futura por los daños sobre la madera en frutales de hueso y pepita.

Las fuertes tormentas que tuvieron lugar el pasado sábado, 7 de mayo, afectaron de manera muy importantes a diversas localidades de Cuenca, Albacete, Ciudad Real, Murcia y algunos municipios de Valencia, considerándose uno de los siniestros de mayor magnitud de los ocurridos en esta campaña.

Ante las consecuencias de estos fenómenos meteorológicos, el mismo domingo 8 de mayo, ya se estableció contacto con los principales tomadores de seguro, para organizar el proceso de comunicación de siniestros y para transmitirles que comunicasen a sus asegurados la necesidad de tramitar urgentemente los partes de siniestro, para poder comenzar lo antes posible el proceso de valoración de daños.

CASTILLA – LA MANCHA

De acuerdo con la información facilitada es la provincia de Cuenca donde se localizan los mayores daños, que se han centrado especialmente en los municipios de Las Mesas, Belmonte, Las Pedroñeras y El Pedernoso.

Si bien no se dispone todavía de una estimación concreta sobre el número de parcelas ni la superficie afectada. Los cultivos que han sido especialmente dañados son el viñedo, los cereales de invierno, los ajos y las leguminosas grano, teniéndose constancia de zonas donde se ha registrado un 100% de pérdidas.

El grado de aseguramiento en la zona es bastante elevado, con porcentajes medios de implantación que en ajo se aproxima casi al 100%, en cereales al 70 u 80%, en viñedo al 50% y en leguminosas al 30%. Así por ejemplo, en el municipio de Las Mesas, uno de los que se han visto más afectados, la implantación del seguro en el ajo alcanza el 95% de la superficie cultivada, en la viña la superficie asegurada abarca el 65% de la cultivada y en los cereales de invierno está protegido el 40% de la superficie.

En Albacete los principales municipios que han sido afectados son: Fuente Álamo, Alpera, Bonete, Montealegre del Castillo, Ontur, Hellín y Villarrobledo, mientras que en Ciudad Real la zona afectada se extiende por: Socuellamos, Tomelloso, Pedro Muñoz, Alcaraz e Infantes.

Los daños se han centrado principalmente en la viña, estimándose que se han visto dañadas unas 7.000 parcelas, lo que supondría una superficie de unas 14.000 ha. Hay también daños en cereales de invierno, en hortalizas (ajos y cebollas) y en frutales (en Hellín), pero no se dispone aún de estimaciones sobre la extensión de la zona dañada.

En relación con la implantación en estas provincias, los porcentajes de cobertura son similares a los de Cuenca.

REGION DE MURCIA

En Murcia la zona afectada ha sido muy extensa, si bien no tanto como la zona de Castilla La Mancha, pero la cuantía económica de las pérdidas pueden ser muy superiores ya que se han visto afectados cultivos de alto valor, en diversos municipios de las Comarcas Noroeste, Centro, Río Segura y Suroeste y Valle de Guadalentín. Localizándose los daños más importantes en los municipios de Calasparra, Cieza, Abarán, Bullas y Pliego.

En relación con los cultivos y la extensión de la zona afectada, los datos de que ese disponen indican que se han visto afectado los frutales (principalmente melocotón, nectarina y albaricoque) estimándose que hay unas 7.000 parcelas afectadas, lo que supone unas 4.200 ha.

También se han ocasionado daños en uva de vinificación y de mesa donde las estimaciones se sitúan entre 500 y 1.000 parcelas y en cítricos y hortalizas donde los daños han sido muy inferiores, sin disponer, hasta este momento, de datos sobre parcelas o superficie.

El grado de aseguramiento en esta zona es muy elevado, alcanzando en los frutales un grado de implantación superior al 70 u 80%, que en melocotón llega al 90%. En otros cultivos afectados el aseguramiento es algo menor, con una contratación de un 45% en uva de mesa y uva de vinificación.

COMUNIDAD VALENCIANA

Se tiene también constancia de daños más puntuales y sin determinar todavía su alcance, en algunos municipios de la provincia de Valencia, como Algemesí, Carlet y Requena, así como también en algunas zonas del interior de Alicante.

Tras estas primeras valoraciones en Murcia se han iniciado hoy mismo las primeras tasaciones en campo, ya que se han visto afectadas parcelas que estaban en período de recolección. En el resto de zonas, está previsto iniciar el próximo jueves (12 de mayo) las inspecciones y valoraciones en campo en los cultivos de viñedo y ajo, las cuales se prevé que estén terminadas en un plazo de 7 a 10 días.

En cuanto a cereales y otros cultivos, se acordará con los asegurados el momento más idóneo para llevar a cabo la tasación de los daños, en función del desarrollo del cultivo.

La valoración de los daños requerirá una estrecha colaboración entre los tomadores, asegurados y peritos tasadores para realizar la valoración de los daños en el menor tiempo posible.