Los Veintisiete no se pone de acuerdo sobre el limite al uso de biocombustibles de cultivos

0
8

   El ministro español de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, Miguel Arias Cañete, defendió suavizar la propuesta del Ejecutivo comunitario.

    "Apostamos por los biocombustibles de última generación por su desarrollo tecnológico y comercial, pero desde la prudencia de que hemos apostado por los tradicionales, se han hecho esfuerzos de inversión, de investigación, se han desarrollado proyectos empresariales que también tienen que tener una continuidad y una seguridad jurídica", indicó Arias Cañete.

    Abogó por aumentar el límite del 5% para el uso de biocombustibles tradicionales que ha propuesto la CE.

    La Unión Europea se marcó como objetivo para 2020 que el 10 % de los combustibles utilizados en el transporte sean biocombustibles, y en octubre pasado la CE planteó limitar a un 5% los provenientes de cultivos.

    La mitad restante deberá ser cubierta con biocarburantes de última generación, fabricados a partir de residuos y otras fuentes alternativas como la paja. "España quiere poner un punto de equilibrio al debate europeo", afirmó el ministro.

    Los Veintisiete, que ya mostraron su falta de consenso hace un mes en el consejo de ministros de Energía, seguirán discutiendo esta cuestión con el objetivo de llegar a un acuerdo en junio, explicó Hogan.

    El consejo de Medio Ambiente también debatió la revisión de la legislación comunitaria de evaluación ambiental, una iniciativa que pretende mejorar la capacidad de análisis y evitar los errores del pasado, en palabras del comisario europeo de esa cartera, Janez Potocnik. Los Estados miembros también expresaron sus reticencias a este proyecto.

     El ministro español, en concreto, afirmó que defenderá que la revisión establezca seguridad jurídica, pero también "que sea fácil de aplicar, comprensible para los ciudadanos y que se pueda tener la mayor rapidez en los procesos de evaluación medioambiental".

    "España está revisando su normativa de evaluación medioambiental en línea con esta directiva, y lo que estamos pidiendo es que cuando se articule definitivamente, se tengan en cuenta esos principios de simplicidad para los ciudadanos europeos, dentro de la garantía del medio ambiente", explicó.

    Por su parte, Potocnik instó a los Veintisiete a continuar avanzando para limar sus diferencias y lograr un consenso. "Espero que continuemos con esta discusión, aunque no sea fácil. Estoy animado por el respaldo de todos los ministros a la necesidad de llegar a un acuerdo", indicó el comisario.