M. Ambiente recuerda que el 95 % de los incendios se deben a la acción humana

0
0

EFE.- Así lo ha recordado el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, que entiende que la responsabilidad de evitar los incendios debe ser compartida por todos los ciudadanos.

En una nota de prensa explica que cada año el Gobierno dedica a la extinción de incendios ingentes recursos económicos, materiales y humanos.

En este sentido, afirma, “resulta vital la concienciación de la sociedad” en la prudencia y prevención de determinadas actitudes que pueden provocar incendios.

Por todo ello aconseja que en las excursiones y acampadas no se deben tirar colillas encendidas al suelo ni arrojar o dejar basuras fuera de las papeleras, ya que determinados residuos pueden favorecer el inicio de un incendio.

Además, puntualiza que las hogueras sólo pueden prenderse en zonas y épocas autorizadas, y que también es recomendable no dejar lámparas encendidas al ausentarse del campamento.

En el caso de viajar en un vehículo, se recuerda la prohibición de tirar colillas por la ventanilla u otros objetos que puedan servir de combustible al fuego.

El Ministerio quiere sensibilizar a los ciudadanos en la necesidad de mantener limpios los caminos y las carreteras.

Dentro de las viviendas es conveniente instalar matachispas en las chimeneas y evitar en los jardines la excesiva frondosidad y vegetación seca, y recalca la importancia de mantener siempre limpios los tejados y las chimeneas.

Al mismo tiempo recuerda que, en las proximidades de zonas forestales y en épocas de riesgo, no se deben emplear motosierras, desbrozadoras, soldadores, sierras radiales o herramientas que puedan provocar chispas y, por lo tanto, incendios.

En la quema de rastrojos, el Ministerio insiste en que se debe solicitar la autorización necesaria y, en todo caso, evitarlas en días de viento fuerte o de sequía.

Si se realiza esta actividad, se debe vigilar la quema y no abandonarla hasta no estar seguro de que esté totalmente apagada.

También se debe solicitar autorización en las quemas para la limpieza de los montes, que sólo se podrán realizar en los periodos autorizados y nunca en días de viento o sequía.