Madrid aplica las ayudas a la nueva defición de agricultor activo e incluye al de tiempo parcial

0
34

    El Gobierno regional invertirá en estas ayudas, cuyo objetivo es "mejorar la competitividad del sector, favoreciendo el relevo generacional y fijando la población rural", un presupuesto de 3 millones de euros, de los cuales 2,7 millones serán para la mejora de explotaciones, y 700.000 euros para la instalación de jóvenes agricultores.

    Estas ayudas son objetivos "preferentes" de la política agraria madrileña, que busca también la mejora de las condiciones de trabajo de los agricultores y del medio ambiente, el estado higiénico-sanitario de las explotaciones, sobre todo las ganaderas, y contribuir al bienestar de los animales.

    La Orden que las regula contempla entre otros asuntos, inversiones dirigidas a la modernización y optimización de los sistemas de riego, así como la sustitución de cultivos de regadío por otros que necesiten una menor demanda de agua para su subsistencia, consiguiendo el ahorro de agua necesario para compatibilizar agricultura y medio ambiente y conseguir así unas explotaciones modernas y eficientes.

60 jóvenes y 285 proyectos de modernización han sido beneficados en 2013

    Desde el año 2008 y hasta finales de 2013, un total de 60 jóvenes y 285 proyectos de modernización se han visto beneficiados por ellas. En este sentido, el viceconsejero de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio, Enrique Ruiz, que ha visitado este viernes una explotación agrícola en la localidad de Aranjuez, ha señalado que la Consejería busca "fomentar que los jóvenes vuelvan a trabajar al campo", así como encontrar "tipos de agriculturas que sean sostenibles medioambientalmente" para conseguir de esta manera "el equilibrio entre medio ambiente y producción agrícola o ganadera".

    Se trata de tan sólo dos de las 30 líneas de ayuda que la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio mantiene en el sector agroalimentario, que suponen en total un presupuesto de 50,4 millones de euros, cofinanciados en gran parte por la Unión Europea y la Administración General del Estado.

    En total, en la Comunidad existen alrededor de 8.000 explotaciones que generan una producción por valor de unos 400 millones de euros. En los últimos años la superficie de cultivo se ha incrementado un 5 por ciento, y los datos de empleo "reflejan un horizonte optimista" para el sector, que genera 100.000 puestos de trabajo, de los cuales 34.000 son empleos directos y 66.000 son indirectos.

    En concreto, para el horizonte financiero 2014-2020, negociado recientemente en la Conferencia Sectorial de Agricultura y Desarrollo Rural, la Comunidad ha conseguido mantener las ayudas directas a los agricultores y ganaderos madrileños en el entorno de los 41 millones de euros, así como incrementar los fondos europeos para el Programa de Desarrollo Rural en casi un 10 por ciento, "pasando de los 69,5 millones del periodo 2007-2013 a los 76,5 para los próximos siete años", como ha subrayado el viceconsejero.

Las ayudas irán de forma literal a la nueva definición de ‘agricultor activo’

    Los programas de desarrollo rural se complementan con las ayudas directas a los agricultores, que están financiadas al cien por cien con fondos europeos a través del Fondo Europeo Agrícola de Garantía (Feaga).

    El propósito del Gobierno regional es que estas ayudas vayan exclusivamente a aquellos agricultores y ganaderos que realmente realicen una actividad agraria, creando empleo y generando actividad económica. Es decir, que no se puedan beneficiar aquellos para los que las ayudas supongan más del 80 por ciento de sus ingresos agrarios.

    Sin embargo hay que hacer un matiz importante, ya que la figura del agricultor a tiempo parcial "es abundante en la región", por lo que el Gobierno madrileño "ha peleado y ha conseguido", que estos agricultores puedan acceder a las ayudas de igual forma que los que lo hacen a tiempo completo.

    Se trata de "dar ayudas a quien realmente produce, aunque lo haga compatible con otra actividad profesional", pero en todo caso, que las personas que no produzcan no se beneficien de estas ayudas.

    El viceconsejero ha explicado durante el recorrido por la finca que ha visitado este viernes en Aranjuez, que esta explotación agrícola,  "con una producción de unas 10 hectáreas aproximadamente, que además utiliza los canales cortos de venta, de proximidad con una cercana empresa de la localidad", muestra "lo que significa la renovación del sector", y es "un gran ejemplo" del modelo de agricultura que persigue el Gobierno madrileño.

(Foto: Archivo domadrid.info)