Matarromera sube sus ventas de vino un 17% y hasta un 300% en EEUU y China

0
11

   Sobre todo cuando una de sus líneas de negocio, el vino sin alcohol o de baja graduación, cuenta con cierto hándicap. "Los vinos sin alcohol requieren unas autorizaciones específicas distintas del vino, un tratamiento y una aprobación que lleva muchísimo tiempo y eso es variable en cada país", ha añadido.

    En este sentido, ha apuntado que a instancias de la Federación Española del Vino y de Matarromera se ha trabajado con la Unión Europea para convencerles de incluir el concepto de la Organización Internacional del Vino (OIV) de "vinos bajos en alcohol o sin alcohol" en todas las negociaciones de la OCM del vino para que haya una unificación de criterios en la normativa y controles sanitarios.

    Además del vino, Matarromera cuenta con una división de cosmética, que cerrará el ejercicio 2012 con un crecimiento de ventas del 40 %, aunque el plan operativo de la compañía era mayor.

    Según Moro, con la situación económica general y española "podemos estar satisfechos, pero sin regodearnos y siguiendo trabajando para lograr los objetivos y manejando el entorno". El grupo Matarromera ha mantenido su inversión de 3,5 millones de euros en 2012, algo inferior al 30 % de su facturación.

    En relación a las ofertas y acercamientos de bodegas, ha precisado que la política que marca del consejo de administración pasa primero por desarrollar todos los proyectos y empresas que tienen en marcha y consolidar el mercado.

    "De nada sirve abrir mercado o tener más unidades productivas si no vas alcanzado en cada una de ellas el nivel operativo que has requerido y el de marca, ya que necesitas tener marcas globales y mundiales", ha puntualizado.

   Se ha referido al posicionamiento mundial de sus bodegas, Matarromera, Valbuena, Emina y Valdelosfrailes, del que destaca que ha sido elegido por la aerolínea British y por Iberia.

    Moro es partidario de relativizar la influencia del crítico estadounidense Robert Parker, ya que en su opinión hay bastantes prescriptores y en su caso no dependen de uno solo. "Con nuestros vinos Emina, Cyan, Valdelosfrailes y Matarromera intentamos que tenga valor intrínseco en sí mismos; están valorados por mucha gente y por el consumidor, y eso creo que nos da solidez; por supuesto que una alta puntuación de cualquiera, incluido Parker, también nos ayuda muchísimo, pero tampoco nos determina la esencia de nuestros vinos" ha matizado.