LA UNIÓ de Llauradors ha presentado una denuncia, a través de su representante en la Marina Baixa, ante la Comandancia de la Guardia Civil de Altea contra algunos representantes de la Asociación de Afectados por la Xylella-Alicante (Axfa) por intento de agresión y supuestas coacciones contra su secretario comarcal.

Los hechos, que ya venían arrastrando desde hace tiempo, ocurrieron el pasado 5 de marzo ante las puertas de la Oficina Comarcal de la Conselleria de Agricultura en Callosa d’en Sarrià donde se celebraba una reunión informativa con auditores de la Veterinaria y Alimentaria de la Comisión Europea, representantes del Ministerio y Conselleria de Agricultura y miembros de Organizaciones Agrarias y otras entidades relacionadas con el sector.

A la salida de esta reunión, personas allí concentradas y claramente identificadas con distintivos de Axfa y Asaja-Alicante “se dirigieron hacia el representante de LA UNIÓ, -el secretario comarcal de la organización en la Marina Baixa, con ademanes de agredirle con las manos y los palos, insultándole continuamente en un contexto de gran presión y siendo rodeado por algunas de ellas”. A la vista de lo anterior tuvo que intervenir la fuerza pública (Guardia Civil), para evitar ser objeto de agresión física por parte de los denunciados. (Ver video: https://www.youtube.com/watch?v=wCLh3ccGrh0&feature=youtu.be)

Creen que “es muy triste lo que está pasando con la Xylella” y que “si no perseguimos la erradicación, todo el sector agrario podría encontrarse en una situación no deseable”

LA UNIÓ cree que “todo el mundo tiene derecho a expresar sus opiniones, para ello afortunadamente existe la libertad de expresión, pero siempre dentro de los límites pacíficos que los asistentes a esa reunión vulneraron el pasado día 5”.

Esta Organización Profesional Agraria cree que “es realmente muy triste lo que está pasando con la Xylella. Ver las maquinas cómo entran en campos de almendros del norte de Alicante para arrancarlos es muy duro y no es plato de buen gusto para nadie y menos para agricultores que se dedican a esta actividad de forma profesional”. Pero LA UNIÓ indica que “lamentablemente se trata de una plaga muy grave sobre la que por ahora no existe ningún tipo de solución más que el arranque para destruir la bacteria y que no se expanda”, tal y como aprobó la Unión Europea en su día y está aplicando la Conselleria de Agricultura con el visto bueno del Ministerio de Agricultura, como trasladó la propia ministra de Agricultura, Isabel García Tejerina, en su visita a Alicante.

LA UNIÓ también indica que “no vio a ninguna de esas personas que intentaron agredir a su legítimo representante manifestándose el lunes ante la ministra en Alicante o Torrevieja cuando es la que tiene la facultad de poder trasladar a las autoridades comunitarias las demandas de los afectados y si se estimara en su caso modificar el plan”.

Sin embargo, la ministra defendió la tala de los ejemplares de almendros afectados por la Xylella porque “si no perseguimos la erradicación, el conjunto del sector agrario podría encontrarse en una situación no deseable” y dijo que “hay que ser prudentes porque sin sanidad vegetal, no hay exportaciones y las actuaciones del plan de contingencia se aprobaron por todas las comunidades autónomas, por lo que pido el apoyo de todos los agricultores”.

LA UNIÓ insiste en que “hay que indemnizar de forma justa a los afectados, así como establecer un plan de reconversión en la zona y somos conscientes que con eso no les compensa el tremendo malestar de ver cómo desaparece de la noche a la mañana una propiedad con gran valor económico, social y paisajístico. Pero no podemos permitir que pase lo mismo que en Italia donde la plaga ha sido tremendamente destructiva y ha arrasado una gran extensión de cultivo por no actuar con rapidez y eficacia en la aplicación del plan de contingencia”.

En el caso que se propagara a otras zonas de la Comunitat Valenciana y al resto de los cultivos, los daños que se provocarían serían mucho peores como viene reiterando LA UNIÓ y confirmó la ministra de Agricultura, Isabel García Tejerina.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here