Mujeres rurales creen que la cotitularidad es un primer paso para la igualdad

0
5

EFE.- La presidenta de la Federación Nacional de la Mujer Rural (Femur), Juana Borrego, ha mostrado su satisfacción porque con esta ley el trabajo de las mujeres rurales "pasa a ser visible y reconocido", al tiempo que permitirá fijar la población en el entorno rural.

Asimismo, Borrego ha tildado esta aprobación de "un paso hacia adelante", si bien ha echado de menos que las mujeres jóvenes no puedan beneficiarse de la aplicación y las ventajas de esta ley, porque no se reconoce el trabajo de las hijas que trabajan en las explotaciones agrarias de sus padres.

Según la presidenta de la Asociación de Familias y Mujeres del Medio Rural (Afammer), Carmen Quintanilla, el texto es "un éxito de la sociedad", que va a tener "eficacia inmediata", aunque es necesario "dar información concisa" para que "las mujeres elijan desde su propia libertad acogerse a la Ley o no".

La presidenta de Afammer ha asegurado que esta permitirá a las mujeres rurales "tener derechos sociales propios", aunque "queda mucho por hacer en el movimiento de las mujeres rurales", como poner en valor "lo que significa vivir en un pueblo" o crear empleo para "evitar la masculinización y el envejecimiento de la población".

En el caso de la Asociación de Mujeres Rurales (Amfar), su presidenta, Lola Merino, ha subrayado que la Ley "constituye un hito histórico", porque crea un marco legal y una nueva figura jurídica "que va a permitir reconocer un trabajo invisible".

No obstante, el texto "tiene que venir acompañado de medidas que realmente incentiven y garanticen la incorporación de las mujeres a la seguridad social", según Merino, e incluso "del establecimiento de una discriminación positiva" que permita a las mujeres de más de cincuenta años beneficiarse de la Ley, ya que esta establece que hasta esa edad las mujeres rurales pueden acogerse al Régimen Especial de la Seguridad Social.

Desde la Federación de Asociaciones de Mujeres Rurales (Fademur), su presidenta, Teresa López, ha asegurado que la aprobación de esta Ley "es importantísima, puesto que por fin otorgará derechos a las mujeres que han trabajado durante años en las explotaciones", aunque "requiere la implicación de las administraciones para que éstos sean efectivos".

"Lo fundamental", según López, "es informar a las mujeres y a los hombres, porque no es una Ley exclusivamente para las mujeres", así como dotar "presupuestariamente" al texto, "con incentivos para que estas explotaciones, que son las que vertebran el mundo rural, tengan una consideración especial".

La presidenta de la Confederación de Mujeres del Mundo Rural (Ceres), Belén Verdugo, ha hecho una valoración "positiva" de la Ley, que, en su opinión, "va a resolver una desigualdad histórica", aunque "no la situación de las mujeres en su totalidad".

Según Verdugo, el texto va a dar "más visibilidad y dignidad" a las mujeres, pero "va a ser una solución parcial", por lo que ha planteado "cuestionar el actual modelo de producción" y abogar por uno "más social", en el que las mujeres se sientan más representadas".

Además, ha asegurado que la confederación velará ahora por "crear conciencia de que la situación es crítica en la agricultura y en el medio rural" y ha destacado la necesidad de "trasladar" la aprobación de la Ley a "campañas de información y de motivación a los territorios".

Para la presidenta de la Unión General de Centros de Animación Rural (Uncear), María Chicharro, la aprobación del texto "es una muestra de que es posible lograr el consenso en temas que afectan al medio rural" y responde "a una demanda de la sociedad civil que ha sido respaldada por los grupos políticos".

En opinión de Chicharro, esta Ley marca "un punto de inicio que desarrollará el importante papel que tiene que tener el mundo rural a lo largo de los próximos años", aunque "será necesario evaluar la experiencia, valorar y cuantificar lo que supone", además de "promover una mayor difusión de su contenido".

Por su parte, la presidenta de Sol Rural, Francisca Gago, ha recalcado que esta Ley otorga nuevos derechos a las mujeres rurales y además "animará a las mujeres jóvenes a hacerse cargo de las explotaciones y a trabajar en ellas", aunque "en el futuro harán falta nuevos pasos legales y ayuda continua a las mujeres".

Además, según Gago, para que la Ley sea efectiva "es necesario darla a conocer y difundirla en las estructuras de información", mediante proyectos de difusión que permitan "motivar" a las mujeres, charlas informativas y campañas de sensibilización.