Murcia actúa en prevención y control sanitario en las masas forestales afectadas por la sequía

0
8

      Las zonas más afectadas por plagas de perforadores se encuentran en los municipios de Lorca, Alhama de Murcia, Totana, Mula, Librilla, Murcia, Fortuna, Cartagena, Abarán, Abanilla, Pliego y Villanueva del Río Segura. Las zonas más afectadas por defoliaciones provocadas por la sequía se localizan en Mazarrón, Alhama de Murcia, Librilla, Águilas, Cehegín, Pliego, Ojós y Ricote.

    Las medidas para el control y eliminación de la plaga más habituales son el apeo, descortezado o eliminación de los restos de pinos moribundos y de sus leñas, el apeo de árboles completamente secos, y la instalación de trozas de madera de árboles sanos en las zonas afectadas, para que sirvan como atrayentes para los insectos, así como de trampas de feromonas.

Actuaciones

    La Dirección General de Medio Ambiente ha colocado hasta ahora unas 250 trampas de captura masiva para reducir el número de insectos perforadores en las zonas inventariadas con grado de afección 3 (el más grave). Asimismo, realiza un seguimiento de las masas forestales infectadas, tanto públicas como privadas, prestando asesoramiento técnico para su control y eliminación.

    Las Brigadas Forestales de Prevención Selvícola han eliminado pies de árboles infectados, moribundos y secos en las zonas más sensibles de la Región. Hasta ahora han controlado los tres focos más importantes del Parque Regional El Valle (Murcia), ubicados en la Cresta del Gallo, el Valle Perdido y el Valle de los Pájaros. Actualmente trabajan en el monte público Los Cuadros (Murcia), el Barranco de la Hoz, en Sierra Espuña (Mula), Las Alquerías (Totana), y el monte El Castellar (Librilla).

    Asimismo, realiza una actuación de emergencia sobre estaciones ecológicas críticas, para pino carrasco, en núcleos de Lorca, Pliego, Librilla y Sierra Espuña, valorada en 200.000 euros.

    Por otra parte, Medio Ambiente ultima el expediente de contratación pública de los trabajos de prevención y control sanitario de las masas forestales de la Región, que será licitado próximamente por un importe de 999.974 euros.

    Medio Ambiente baraja la posibilidad de dotar de más presupuesto las actuaciones desarrolladas para atajar dicha plaga y, en caso de que fuera necesario, se plantea incluso declararlas de interés público y con carácter de urgencia.