Murcia destina 300 millones para incoporar a jóvenes y parados al sector agrario

0
9

   El objetivo de estos convenios es facilitar una financiación fluida al sector agrario y agroalimentario para consolidar la posición que mantiene, principalmente, en los mercados externos y seguir incentivando la incorporación a jóvenes y personas desempleadas a esta actividad.

    En la Región de Murcia, el sector agrario y agroalimentario genera empleo directo e indirecto a 150.000 personas, en una franja de edad que comprende entre los 25 y 54 años, por lo que la pretensión del Gobierno regional es seguir incentivando la incorporación de profesionales a esta actividad para garantizar el acceso de alimentos a la población, los niveles de calidad y seguridad alimentaria y mantener la diversidad del área rural.

    El importe de estos convenios es, por un lado, de 100 millones de euros para tres líneas de financiación y, por otro, de 200 millones de euros destinados a las empresas agrarias y agroalimentarias para su modernización.

    El primero de ellos promueve el acceso e incorporación al sector de jóvenes menores de 40 años y personas desempleadas, con un importe total de 40 millones de euros.

    La segunda línea, con otros 40 millones de euros, permite la puesta en marcha de actuaciones de consolidación agraria para micropymes que tengan menos de 10 trabajadores y hasta dos millones de facturación anual; y la tercera línea, que cuenta con 20 millones de euros, pretende garantizar el acceso a Organizaciones de Productores, con el fin de incorporar socios agricultores que puedan acceder a las ayudas que contemplan los Programas Operativos, y facilitar a la vez el proceso de concentración de la oferta.

Respaldo financiero también para las empresas agroalimentarias


    El segundo convenio ofrece a las empresas agrarias y agroalimentarias una línea de financiación específica y preferente de 200 millones de euros para todo tipo de actuaciones relacionadas con la actividad, como compra de nuevos terrenos para plantación, modernización de regadíos, reconversión varietal o inversiones en la industria agroalimentaria, entre otras, con unas condiciones más ventajosas a las que actualmente existen en el mercado financiero.

    Los préstamos pueden solicitarse tanto a capital circulante como al destinado a inversiones, y las condiciones de financiación difieren según la línea y modalidad solicitada.

    El plazo de los créditos es de 5 a 15 años para las inversiones y de un año para el circulante, con un tipo de interés en función del plazo y que oscilará entre el euribor más 4,75 por ciento y euribor más 5 puntos.